Nacional

Arresto domiciliar a cómplice en muerte del mayor Aburto

* Aprovechó cuando su tío disparaba al militar para fugarse con un bolso que requisaba la Policía

Albert José Cortés Narváez se fue a su casa con arresto domiciliar, medida que el juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir, le decretó este viernes por la tarde en la audiencia inicial con carácter de preliminar.
La medida desilusionó a la Fiscalía que esperaba ver en la cárcel al joven, que anduvo “prófugo” 14 días en los que presuntamente no estuvo escondido porque estaba vendiendo en el Mercado “Carlos Roberto Huembes” para reunir “unos centavos” y poder pagarle a su abogado, reveló su tía Maritza Cortés, quien fue la que le recomendó presentarse ante la justicia.
Cortés Narváez está acusado porque supuestamente el día que Marlon Felipe Narváez mató al mayor del Ejército, Santiago José Aburto, aprovechó el momento en que su tío amenazaba a los dos policías para llevarse el bolso que los agentes del orden estaban requisando y los documentos de los mismos.
Luego se dio a la fuga evitando de esta manera que culminase el registro, apuntó el fiscal Javier Morazán, quien señaló que esta conducta convierte al joven de 22 años en cooperador necesario de los delitos de amenazas de muerte y atentar contra la autoridad y sus agentes.
José Luis González retomó los alegatos del Fiscal y señaló que esos delitos son de menor cuantía, y por tanto de la competencia de un juez local.
Sin embargo, el juez no dio lugar a dicho alegato porque los delitos que le achacan a Alberto José tienen conexidad con el homicidio y el resto de delitos que le achacan a Marlon Felipe Narváez.
Lo que hizo el juez fue aceptar la acusación y las pruebas contra Alberto José, quien deberá enfrentar juicio oral este ocho de febrero. Mientras llega esa fecha, el acusado deberá permanecer en su casa con la custodia de sus padres Francisco Cortés y Juana Narváez, no salir del país, presentarse una vez por semana al juzgado y no hablar con los testigos.
Durante la audiencia, la defensa del reo indicó que la familia de Albert José recibió amenazas, y por eso éste tenía miedo de entregarse, pero el papá del muchacho dijo que no fue así, y que quien sí fue amenazado fue Marlon Felipe Cortés.
"Tengo miedo de que terminen de matarme porque dos policías me han amenazado durante he permanecido en esta sala. Ellos me dicen que si me muevo me matan, y ahora que me quieren llevar al hospital de ellos...", confirmó Marlon Felipe Narváez Cortés, acostado en su cama en la sala 307 del Hospital “Roberto Calderón”.
El convaleciente narró que no ha podido recuperarse porque no come debido a las esposas que lo atan a la camilla. Cuando llegan sus familiares a visitarlo es que logra comer.
"Aquí la atención es mala, las enfermeras me dejan y no vuelven. Tengo que mandarlas a llamar para que me boten los orines. Soy ser humano. Cometemos errores y creo que merezco una buena atención. No quiero morir como perro", manifestó el procesado.
En tanto, el juez Séptimo Penal de Audiencia, Abelardo Alvir Ramos, durante la reunión que sostuvo con el doctor Rafael Díaz, Director del Hospital "Roberto Calderón" y el capitán Freddy López, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Estación Cinco, se comprometió enviar una misiva al primer comisionado Edwin Cordero y al ministro de Gobernación, para que, por seguridad, autoricen el traslado del procesado al Hospital “Carlos Roberto Huembes”.