Nacional

Sigue danza de dólares en el Poder Judicial

* Confirman liberación de pareja capturada con 300 mil verdes de lo que disiente magistrada Quezada * El juez de Rivas, que conoce del millón 200 mil, se ha vuelto “ilocalizable” para la Procuraduría

Eloisa Ibarra

Los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) confirmaron la sentencia de no culpabilidad a favor de los mexicanos David Zamora Ramírez y Rigolmilda Valencia Barragán, capturados en el Aeropuerto Internacional con 300 mil dólares, cuya procedencia nunca justificaron.
La sentencia salió con el voto de los magistrados liberales, recientemente nombrados, Orlando Lúquez y Bayardo Briceño, porque la magistrada Martha Quezada disintió por considerar que la Fiscalía ofreció la prueba --desestimada por la juez de primera instancia-- como lo manda el artículo 210 del Código Procesal Penal (CPP).
Y es que la juez suplente sexto de juicio, Miriam Guzmán, durante el juicio de los mexicanos a petición de la defensa declaró inadmisibles las principales pruebas que soportaban la acusación, aduciendo que la presentación no fue de conformidad con lo establecido en el CPP.
Entre la documentación rechazada por la juez y que no conoció el jurado estaban: el pasaporte de los reos, que demuestra el ingreso al país por el aeropuerto; la declaración aduanera donde dicen que no ingresaron más diez mil dólares, el acta de incautación precautoria a través de la cual Aduana incauta los casi 300 mil dólares.
Lección a la jueza
La magistrada Quezada, en su disentimiento afirmó que el artículo 210 del CPP establece que en materia penal, la prueba documental se practicará en el acto del juicio, mediante la lectura pública de la parte pertinente del escrito o la audición o visualización del material, independientemente de que sirva de apoyo a otros medios de prueba, y en ninguna parte --afirma Quezada-- se establece que en ese escrito se debe expresar la forma en que se incorporará la prueba.
Además, expresa Quezada, la prueba fue admitida por la parte contraria, que no promovió audiencia preparatoria para que la juez la declarara inadmisible, por lo que la prueba documental aludida estaba bien presentada y debidamente admitida por la juez en la audiencia inicial, por lo que ante la petición de las defensas durante el juicio, la juez debía declarar sin lugar la solicitud de inadmisibilidad.
Quezada argumenta que al haber declarado inadmisible la prueba --pertinente, útil y legal-- a petición de la defensa, la juez impidió que el jurado la conociera, se provocó una situación de nulidad absoluta, y, por lo tanto, se debería declarar nulo el proceso y enviar al juez subrogante para hacer el juicio oral y público de conformidad a la ley.
El procurador auxiliar, Hernaldo Chamorro, dijo que el TAM debería haber resuelto en el sentido de la magistrada Quezada, pero por el contrario confirmaron la sentencia a favor de los mexicanos.
Otros dólares y juez nunca está
Por otra parte, el procurador Penal Nacional, Iván Lara Palacios, informó que en el caso del millón 200 mil dólares se presentó un escrito para que el juez se pronuncie de la admisión del Recurso de Apelación, para remitir las diligencias ante el Tribunal de Apelaciones de Granada.
Informó que ayer reiteraron el requerimiento, pero cada vez que llegan al juzgado, el juez Edwar Peter Palma no está, y los secretarios siempre dicen que el expediente lo tiene en custodia el juez, cuando los artículos 127 y 128 de la Ley 260 establecen que es el secretario de actuaciones quien tiene la custodia del expediente.
Aclaró que el dinero está en una cuenta a nombre de la Dirección General de Aduanas, quien se ha negado a entregarlo porque se le informó que existe un Recurso de Apelación de la Procuraduría sobre el cual el juez Palma aún no se ha pronunciado.
Recordó que existe una queja ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) contra el juez Palma, pero aún no ha sido tramitada.