Nacional

Más denuncias de los Roiz-Cantillano


El tesorero del Frente Sandinista, José Francisco López, podría ser obligado a declarar ante la Fiscalía con el uso de la fuerza pública, si no asiste a la segunda cita que le fue hecha ayer, para que amplíe su declaración en el proceso investigativo que se instruye por la muerte de los jóvenes Carlos Roiz Sotomayor y Ernesto Cantillano.
La advertencia para el directivo sandinista fue formulada por el jefe de la Policía de Tránsito del Distrito Cinco, subcomisionado Julio Sánchez, luego de que López no se presentara a la entrevista para la cual fue citado ayer jueves.
López dejó burlados en la delegación policial a la fiscal Verónica Nieto, así como a los abogados de las familias Roiz- Sotomayor y Cantillano-Álvarez, quienes siguen sin claudicar exigiendo justicia por la muerte de sus hijos Carlos y Ernesto, quienes perecieron en un accidente automovilístico el pasado 11 de diciembre en circunstancias aún no esclarecidas.
Emotivo mensaje
Durante la misa de 30 días por los jóvenes Carlos Roíz y Ernesto Cantillano, que se realizó en la Iglesia de Fátima, en la Colonia Centroamérica, el colega periodista William Roiz Murillo, leyó un emotivo mensaje.
Durante su alocución después del oficio religioso y con el templo llenó de amigos y familiares de Carlos y Ernesto, el reconocido profesional de la información responsabilizó de cualquier acción contra los miembros de las familias dolientes a los dueños de la camioneta Toyota Prado, que se vio involucrada en el accidente.
“Desde ya hacemos responsables de cualquier cosa que nos pase a los miembros de nuestras familias al propietario de la camioneta Toyota Prado”, enfatizó el colega periodista.
Además, el padre de Carlos Roiz denunció que la camioneta propiedad del FSLN, además de ser retirada del parqueo externo de la Estación Cinco de Policía, sin que hayan concluido las investigaciones, de manera sospechosa apareció con los vidrios delanteros quebrados, mientras el supuesto chofer “impostor”, Erwin González Rivera, ni siquiera tiene un rasguño.
El texto completo de este mensaje, leído en la misa, fue remitido ayer por William Roiz al presidente Enrique Bolaños.