Nacional

“Instrumento de la voluntad de Dios”

* Próxima Pascua leerán Evangelio de Judas * Una traición “necesaria” * No necesitaba las 30 monedas, afirma escritor católico

Milán - Judas Iscariote, el discípulo que vendió a Jesús a los soldados romanos por un puñado de monedas, actuó con el conocimiento de que el sacrificio de Jesús era necesario. Esta es la revelación que la próxima pascua se podrá leer en el Evangelio apócrifo de Judas.
El manuscrito fue vendido por primera vez a un mercader de antigüedades egipcio en torno a 1970 y recientemente ha sido comprado por la Maecenas Foundation for Ancient Art de Basilea y National Geographic, que lo publicarán en inglés, alemán y francés.
Charles W. Hedrick ha adelantado al periódico turinés La Stampa algunos de los secretos del Evangelio que él sabe porque posee fotografías del mismo. El primero de los misterios es que el Evangelio no está completo. De hecho, de la lectura se desprende que falta la mitad de las páginas, con lo que en realidad serían 60 el número de páginas y no 30, que serán las que se publicarán.
Una traición “necesaria”
En las últimas páginas se presenta a Judas como el instrumento de la voluntad de Dios para su proyecto salvador, que comprende el sacrificio de Jesús para la humanidad. La traición del apóstol fue necesaria para la realización del proyecto de Dios, por lo que sin Judas no se podría haber realizado la salvación de los hombres. De este modo, para los autores de ese Evangelio, Judas es un héroe y una víctima que se sacrificó y aceptó su destino.
El Vaticano no se ha pronunciado oficialmente respecto al tema, y aunque monseñor Walter Brandmuller, presidente del Comité Pontífico de las Ciencias Históricas, haya comenzado a estudiar la figura de Judas junto a investigadores de la Santa Sede, también ha afirmado que el texto carece de importancia religiosa, pero que puede ser muy útil para reconstruir el momento en que comenzó a predicarse la enseñaza de Cristo.
También Vittorio Messori, el escritor católico italiano más leído en el mundo, ha expresado su opinión en La Stampa. Messori ha recordado que en los Evangelios de Mateo, Lucas, Marcos y Juan,
Judas no es perdonado, mientras que en este nuevo Evangelio se salva, lo que correspondería a las enseñanzas de Jesús de perdonar a los propios enemigos. Para Messori, la rehabilitación de Judas resuelve el problema de la falta de misericordia de Cristo con Judas, uno de sus más cercanos colaboradores.
Hay otro tema que Messori ha tratado, el de las treinta monedas de plata por la que Jesús fue traicionado. Según el escritor, con esa cantidad de dinero se compraba apenas un viejo esclavo, y además Judas era el administrador de los bienes del grupo, por lo que no cree que el motivo de la traición fuese el económico.
Historia del manuscrito
La historia del manuscrito podría tratarse de una película de aventuras: escrito en el alfabeto egipcio en la época del protocristianismo, tras 2000 años de existencia, la parte superior de las páginas han sido arrancadas y le faltan otras 30 de las que no se sabe si han desaparecido durante siglos o en los últimos años.
Cuando fue vendido al mercader egipcio en 1970, lo llevó hasta Europa para intentar venderlo. En 1983 lo intentó con un grupo de académicos a los que pidió tres millones de dólares. El precio era muy alto y no lo compraron, pero la noticia de que habían leído parte del Evangelio comenzó a dispersarse por los círculos académicos.
El manuscrito reapareció en 1991 en Estados Unidos. El comerciante egipcio lo guardaba en un banco de New York. Allí fue donde Charles W. Hedrick robó las fotografías del Evangelio y pudo así estudiarlo. Al final, Michel Van Rijn, un marchante de arte holandés es el que organizó la compra del Evangelio, con la colaboración de la Maecenas Foundation for Ancient Art de Basilea y la ayuda de National Geographic.

© EL PAIS, SL. Todos los derechos reservados.