Nacional

Constructores exigen cuentas a MTI

* Demandan explicación sobre uso de “lista corta”, en lugar de licitación pública * Que muestren proceso de precalificación y recomendación de México que terminó viciada * Critican papel del BCIE en contratación; señalamientos “deben ser aclarados”

Oliver Bodan

La Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC) pidió al Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) una explicación oficial sobre los “fundamentos que justificaron excluir empresas centroamericanas-mexicanas” en la rehabilitación de la carretera Chinandega-El Guasaule.
Una comunicación del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), publicada por EL NUEVO DIARIO el lunes pasado, confirmó que en el concurso pudieron competir compañías nicaragüenses o --por lo menos—centroamericanas, y no exclusivamente firmas mexicanas.
Sin embargo, el MTI, dirigido entonces por el ex ministro Pedro Solórzano, alegó que el préstamo para construir la obra estaba “amarrado” a la participación de constructoras aztecas, por lo que el precio contratado fue superior al del mercado y el del propio gobierno. Además, no se convocó a un proceso de licitación pública internacional.
El documento del BCIE provocó la reacción del gremio constructor nacional, que pidió a Transporte e Infraestructura aclarar “los fundamentos que justificaron excluir empresas centroamericanas-mexicanas del proceso licitatorio, según lo permitía el convenio de crédito”, señaló un pronunciamiento público fechado hoy 12 de enero.
Una investigación periodística de Confidencial y EL NUEVO DIARIO reveló que el MTI subió el valor del proyecto, sin justificación técnica alguna, de 21 a 35 millones de dólares. Al final contrató de forma irregular a la empresa mexicana Tradeco por 29.9 millones de dólares, pues, adicionalmente, no se realizó ningún proceso de precalificación, como alegaron el propio BCIE y el gobierno.
El mismo BCIE, en otro documento oficial del 4 de julio de 2003, confirmó que la oferta de Tradeco fue “muy superior” a la propuesta presentada originalmente por el MTI y aprobada por la misma institución regional.
Los constructores pidieron una justificación sobre “los fundamentos de usar una lista corta, en lugar de una licitación pública, debiendo mostrar el proceso de precalificación, desde la invitación pública hasta los criterios de mérito con que se precalificó y obtuvo a las empresas de la lista de corta de oferentes”.
De acuerdo con un informe que el propio MTI envió a la Asamblea Nacional, Solórzano solicitó al gobierno mexicano un “listado de empresas con reconocida capacidad y experiencia para la participación” en la licitación.
La lista llegó a manos del ex ministro, pero el ahora Secretario Político del presidente Enrique Bolaños convirtió dicha “recomendación” en una “precalificación”, sin mediar proceso legal o administrativo alguno. Todo este proceso contó con la “bendición” del BCIE.
El comunicado de la CNC también pidió “el fundamento del valor estimado de las obras, que elaboró el MTI” y “la situación actual de la obra, relacionada con el uso que se le está dando antes de su conclusión y el efecto que esto tendrá en la vida de la obra y en sobrecostos al precio contratado”.
“La Cámara Nicaragüense de la Construcción se compromete ante la opinión pública a promover la transparencia, denunciando los malos manejos de la gestión pública, señalando a las instituciones y a los funcionarios que participen en actos violatorios de la ley”, rezó el documento.
“Reiteramos que los señalamientos sobre las obras de la carretera Chinandega-El Guasaule, financiadas por un préstamos del BCIE, deben ser aclarados por el MTI”, insistió.
Intentamos conocer la versión de Ricardo Vega, actual titular del MTI, pero no contestó a nuestras solicitudes telefónicas. De igual manera, desde el lunes pasado, pedimos una entrevista con funcionarios del BCIE, pero todavía no recibimos respuesta.
Carretera hubiera salido más barata
Benjamín Lanzas, Presidente de Llansa Ingenieros, resumió el espíritu del pronunciamiento de la CNC: “Estamos pidiendo cuentas por escrito, porque nos asusta que con este gobierno del ingeniero Bolaños, que fue presidente del Cosep, más bien hemos visto que el sector de la construcción ha sido atacado”.
Y Denis Lanzas, Gerente General de la empresa Productos Industriales de Concreto (Proinco) y miembro de la CNC, criticó el papel del banco regional en el irregular proceso de licitación y aprobación del préstamo: “No fue correcto el papel del BICE, no debió aprobar la no objeción, porque se habrían violado los parámetros originales del préstamo y esa plata hay que pagarla, no es gratis”.
“Pero más incorrecto fue el papel del MTI, por ocultar información y haber manejado mañosamente los números. Fue una grosería lo que hicieron con este país. Estamos muy preocupados en la forma en que se desarrolló esa contratación, es una lástima que no se haya tomado en cuenta a consorcios centroamericanos-mexicanos, eso hubiera abaratado completamente la construcción de esa carretera”, dijo Lanzas.
El gerente de Proinco señaló que en los documentos licitatorios se estableció claramente que si el precio subía o bajaba un rango del 15 por ciento en relación al costo original, el proceso automáticamente resultaba desierto.
“Sin embargo, la oferta de la empresa ganadora (Tradeco) sobrepasó completamente ese margen. En cualquier país o institución respetuosa de las leyes y del derecho de contratación, esa licitación debió haber sido declarada desierta de inmediato. Sin embargo, siguió adelante”, resaltó.
“No es posible que se hayan tirado la cerca con el sobreprecio, sino que ahora piden más financiamiento. Quiere decir que el sobreprecio es mayor. Habría que llamar a los responsables que participaron en la precalificación, en el dictamen de la resolución ministerial y a los que adjudicaron para que rindan cuentas”, insistió.