Nacional

Ninguno de los grupos tenía anoche el voto 47

* Partidos parlamentarios van hoy a segundo intento por aprobar Junta Directiva, y nadie tiene ventaja sobre el otro * El único que “filtró” la composición de una posible directiva fue el FSLN, que se quedaría con dos cargos, da dos al PLC y tres a bancadas minoritarias * PLC quiere montar jugada eligiendo a Miguel López con Quiñónez como vicepresidente, a la caza de una oportunidad para sacar a Alemán

La Asamblea Nacional estaría entrando hoy a un segundo intento de elegir a su Junta Directiva con un panorama incierto, a juzgar por la complicada negociación que hasta casi a la medianoche no alcanzaba el consenso en torno a alguna de las propuestas de liberales y sandinistas.
Fuentes parlamentarias habían anunciado una reunión del presidente Enrique Bolaños y el secretario general del FSLN, Daniel Ortega, para presentar públicamente un acuerdo. Sin embargo, no llegó a concretarse debido a la falta de consenso ante la propuesta que el lunes por la noche presentó Ortega a los partidos parlamentarios.
“La moneda sigue en el aire”, afirmó una fuente legislativa, sin descartar que en la madrugada de hoy estuvieran los votos garantizados para solucionar la parálisis parlamentaria sin complicaciones.
El cuello de botella
Pero quien sí consiguió reunirse con el mandatario fue el aspirante presidencial, Eduardo Montealegre, de la Alianza Liberal-Partido- Conservador (ALN-PC), quien culpó al PLC de obstaculizar un acuerdo para integrar una directiva representativa, ya que “seguían aferrados” a obtener la Presidencia del Parlamento.
De acuerdo con fuentes liberales, el PLC garantiza su voto por el presidente de APRE, Miguel López, siempre y cuando la vicepresidencia del Parlamento le sea otorgada al directivo liberal, Enrique Quiñónez, quien no descartaría una ausencia de López para asumir el cargo y tramitar la amnistía a favor del ex presidente Arnoldo Alemán.
Desde la perspectiva presidencial, la propuesta del PLC es totalmente excluyente, pues pretende agenciarse la presidencia y la primera vicepresidencia. Entre sus candidatos para ambos cargos están Miguel López o Guillermo Osorno y Enrique Quiñónez, lo que generó el rechazo de Bolaños.
Tal posibilidad, además, generó roces entre la directiva de APRE y el Poder Ejecutivo, cuando los primeros culparon al asesor presidencial Frank Arana de “mal informar” a Bolaños, y descalificaron a los diputados de la bancada ALN-PC de ejercer una “adecuada negociación”.
Aunque esta controversia no hizo mella en los acuerdos a que Bolaños, ALN-PC y el Frente Sandinista parecían llegar anoche, lo único que sí comenzaba a complicar el consenso eran las negociaciones por la definición de quién debía ostentar cada uno de los siete cargos.
Valle vs. Sequeira
Fuentes de este sector aseguraron que los 47 votos a favor de la propuesta de Ortega (dos directivos del FSLN, dos del PLC y tres de las bancadas minoritarias) estaban “prometidos”, y apenas sujetos a un consenso en las posiciones que va a ocupar cada partido, donde precisamente radicaban los desacuerdos.
De acuerdo con lo negociado, el FSLN votaría por Augusto Valle (de ALN-PC) a la Presidencia de la Asamblea Nacional, dejando a René Núñez (FSLN) en la Primera Vicepresidencia, y cediendo la Primera Secretaría al PLC.
El resto de cargos serían distribuidos entre dos diputados más de las bancadas minoritarias, y otros dos más para el PLC y FSLN.
La composición no habría generado mayor controversia, si no fuera porque un buen sector de la bancada ALN-PC no está de acuerdo con otorgar la presidencia a Valle, y proponen como contraparte a la jefa de bancada, María Eugenia Sequeira.
45 y 46
Un segundo elemento que complica la obtención de votos es la renuencia del diputado Eduardo Gómez (Azul y Blanco) de convertirse en el “voto 47”, por estar en desacuerdo en algunos nombres en la Junta Directiva.
De hecho, la bancada ALN-PC se convirtió en la principal electora de la propuesta de Ortega, cuando el liberal Alfonso Ortega Urbina anunció que abandonaba la bancada del PLC para incorporarse a la bancada “montealegrista”, dejando la estrategia liberal con sólo 45 votos (41 del PLC más dos de Camino Cristiano y dos más de la bancada Azul y Blanco).
De esta manera, el FSLN, el Ejecutivo y la Alianza libero-conservadora contaban con 46 votos, mientras que por el lado del PLC y sus aliados, tenían 45.
El presidente de Camino Cristiano (CCN) Guillermo Osorno manifestó, al filo de la noche, que su partido no necesariamente daría su voto al candidato del PLC. Osorno ya había vetado una eventual candidatura del FSLN para la jefatura parlamentaria. El FSLN ha hecho lo mismo, rechazando su aspiración a ese cargo.