Nacional

Si no localizan a padres, “Carlitos” irá a albergue

* Todavía se ignora paradero de joven que lo dio a luz y luego lo dejó abandonado * Desde Colombia escribió a END vicepresidenta de la Asociación Colombiana de Síndrome de Down

Mauricio Miranda

“Carlitos”, el bebito con Síndrome de Down que fue abandonado por su madre en el Hospital Alemán-Nicaragüense a finales de octubre pasado, tendrá las condiciones especiales necesarias para su desarrollo integral.
Ivania Toruño, titular del Ministerio de la Familia (MiFamilia), aseguró a EL NUEVO DIARIO que cuando el nene alcance los 3,500 gramos de peso (7.7 libras), personal especializado en un hogar sustituto lo cuidará, mientras continúa la búsqueda de sus padres u otro familiar cercano.
Toruño señaló, sin embargo, que esa atención especial no podrá sustituir el agasajo de una familia propia.
“Lo más saludable --explica la ministra-- es que el niño tenga la atención de una familia, y aunque en los centros haya una atención integral, donde cuente con educación temprana, salud, techo, alimentación, vestimenta, siempre es importante el amor de una familia”.
Abandonado en Hospital Alemán-Nicaragüense
El 29 de octubre del año pasado, una joven veinteañera ingresó de emergencia a la sala de parto del Hospital Alemán-Nicaragüense.
La joven fue registrada con el nombre de “Karla María Mendoza González” por su acompañante, un joven de edad similar, quien se hizo llamar “Andrés García”.
“Karla María” dio a luz a un varón a las 10.29 minutos de la mañana. Sin embargo, ese mismo día desapareció. La encargada del área de Trabajo Social confirmó que la dirección que dejaron en registro, además de los nombres, eran falsos.
Desde ese día, el 29 de octubre, “Carlitos” --así lo bautizaron las enfermeras-- está abandonado en la Sala de Neonatología del Hospital Alemán.
Puede ir a “Divino Niño” o “Pajarito Azul”
La titular de MiFamilia no lo pudo asegurar, pero según ella es probable que el bebé, de apenas 73 días de nacido, sea atendido en el hogar “Divino Niño” o en el “Pajarito Azul”, donde cobijan a otros recién nacidos, algunos como “Carlitos”, con “capacidades diferentes”.
Promotores de MiFamilia seguirán buscando a los familiares del menor, pero según explicó la ministra, si al dar con ellos se valora que no tienen la capacidad de brindarle el cuidado y la protección, “Carlitos” se quedará en el hogar sustituto.
“Por ejemplo, en el caso de que familiares consuman drogas o se presente alcoholismo, no se los podemos dar porque estaríamos exponiendo al niño, prevalece el interés superior de dar al niño protección”, aclaró Toruño.
De acuerdo con la ministra de la Familia, además de procurar protección y albergue para niños abandonados como “Carlitos”, se están promoviendo familias verdaderamente interesadas en darles el amor que necesitan.
“Hemos tenido familias con un gran corazón --apuntó la funcionaria--, que cuando encuentran este tipo de casos dicen: yo me hago cargo de este niño, dámelo a mí. Y saben que tienen que hacer grandes inversiones en este niño y no les importa, entonces, familias como esas son las que estamos tratando de promover”.
Sin embargo, de no encontrar padres sustitutos “Carlitos” continuará bajo protección del Estado, aseguró la ministra.
“Y en el caso de que el niño tiene capacidades diferentes, no se puede decir: hasta esta edad llega, o hasta ésta va fuera, no. Es responsabilidad del Estado que el niño tenga su atención integral” afirmó Toruño.
Caso de “Carlitos” llama la atención en el exterior
EL NUEVO DIARIO ha recibido correos electrónicos interesados en el caso de “Carlitos”. Entre estos correos está el de Mónica Cortés, vicepresidenta de la Asociación Colombiana de Síndrome de Down.
En su misiva, Cortés señaló que actualmente “estos niños logran una inclusión a la sociedad muy buena, siempre y cuando se estimulen y se les brinde un hogar lleno de amor y comprensión, que por encima de todo los valore como seres humanos”.
Además de solidarizarse, Mónica Cortés se comprometió a ayudar en buscar una familia interesada en adoptar al bebé.
“Carlitos” fue abandonado por su madre el mismo día de su nacimiento, el 29 de octubre del año pasado. Desde entonces permanece en sala de Neonatología del Hospital Alemán Nicaragüense.