Nacional

Matrimonio acusado de espiar para Cuba

* Se les imputa colaborar para servicios de seguridad cubanos desde 1977 y 1982, respectivamente * También de vigilar a grupos e individuos opuestos a Fidel Castro y de "otras operaciones" * Pueden ser condenados hasta a diez años de prisión con multa de 250 mil dólares

MIAMI /AFP-EFE -Dos ciudadanos estadounidenses de origen cubano que trabajan en la universidad de Florida (sur de Estados Unidos), fueron acusados de ser agentes encubiertos para Cuba este lunes ante un tribunal de Miami que rechazó ponerlos en libertad provisional.
Carlos Álvarez, de 61 años y profesor en la Universidad Nacional de Florida, está acusado de ser agente de los servicios de seguridad cubanos desde 1977, y su esposa, Elsa Álvarez, de 55 años, que también trabaja en esta universidad, de haber sido agente clandestina desde 1982, según los documentos judiciales presentados ante el tribunal.
Ambos fueron acusados de no haberse registrado en Estados Unidos como agentes de un gobierno extranjero.
Carlos y Elsa Álvarez, que operaban bajo los nombres de David y Deborah, se encargaban de vigilar los grupos e individuos opuestos al líder cubano Fidel Castro y de "otras operaciones", indicó el fiscal encargado, Brian Frazier, sin más precisiones.
Carlos Álvarez consiguió incluso hacerse con la confianza de la Policía, y desde hace unos 20 años elaboraba para ella evaluaciones psicológicas de sus miembros, añadió.
Según el fiscal, Carlos y Elsa Álvarez reconocieron "trabajar como espías" el pasado año. Pero un agente de la Oficina Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) dijo en la audición de este lunes no tener información de que la pareja hubiera sido pagada por Cuba, y añadió que al parecer ninguno tuvo acceso a informaciones secretas sobre inteligencia militar.
Si son declarados culpables, pueden ser condenados a una pena de hasta 10 años de prisión y una multa de 250,000 dólares.
Cifrado de onda corta
El matrimonio fue acusado de utilizar un sistema cifrado para comunicarse con sus contactos por medio de una radio de onda corta. Por medio de este sistema de transmisión enviaban y recibían también mensajes de Cuba, dijo el fiscal Frazier.
La mayor parte de la información que los supuestos espías enviaban trataba sobre la situación política en EU e incluía nombres de personalidades de la comunidad cubana en el exilio del sur de Florida y al menos un agente del FBI, indicó Frazier.
La pareja fue trasladada el lunes a prisión sin posibilidad de libertad bajo fianza, por considerar la Fiscalía de los acusados que pueden fugarse a Cuba si se les deja en libertad. La próxima vista se celebrará el próximo 19 de enero.
En declaraciones a EFE, una persona cercana a la familia y que no quiso revelar su nombre, indicó que "son gente muy simpática y sociable; ella es muy vivaracha y él algo más serio y retraído".
De acuerdo con los cometarios de quienes les conocían, se trata de una pareja "muy respetada en la comunidad". Según un portavoz de FIU, "esta pareja utilizaba la universidad como plataforma para sus operaciones".
Loa acusados insisten en que sus labores de espionaje se centraban en el seguimiento de las actividades del exilio cubano y no en los Estados Unidos.
Las autoridades judiciales señalaron que, tras la comparecencia de la pareja, que tiene cinco hijos, se darán a conocer más detalles sobre el caso.