Nacional

Jueza “salva” a Fiscalía y supuestos narcos a juicio


Ernesto García

La existencia de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia, de mayo de 2005, salvó a la Fiscalía de otro “error garrafal”, que hubiera permitido que cuatro presuntos narcotraficantes fueran puestos en libertad.
Lo anterior es porque la jueza Tercero Penal de Audiencia Herriyette Casco Batres, tuvo que “desempolvar” una sentencia del Supremo Tribunal, donde se establece que si un reo es remitido a los tribunales después de vencido el término de las 48 horas, el mismo debe ser imputado a la Policía o bien al Ministerio Público y no a la autoridad judicial.
De esta manera la judicial “abortó” la maniobra de los abogados de los cuatro presuntos narcotraficantes capturados por la Policía en un espectacular operativo en Bello Horizonte, el pasado jueves, quienes intentaron ponerlos libres en la audiencia preliminar.
A mediados de la semana pasada, el juez Séptimo Penal de Juicio, Abelardo Alvir, se vio obligado a poner en libertad a cuatro presuntos miembros de la pandilla “Las Siete Bestias”, quienes supuestamente participaron en un doble asesinato, el pasado diciembre en “Las Américas Cuatro”, porque los representantes del Ministerio Público no mejoraron el escrito de intercambio de información y pruebas.
Aunque los defensores del salvadoreño y de los nicaragüenses Sergio Manzanares Torres, Luis Gutiérrez Rivas y Marlon José Manzanares, alegaron detención ilegal por haber vencido el término de 48 horas establecido por la Constitución para ser puestos a la orden de la judicial, la jueza Casco sostuvo lo contrario y realizó la audiencia preliminar donde dictó prisión preventiva.
En la misma resolución ordenó la realización de la audiencia inicial para el viernes 13 de enero, con esto la jueza de Audiencias “disculpa” a la Fiscalía por haber interpuesto la acusación un día después de vencido el término de ley.
Según la explicación dada por la judicial, la Fiscalía llevó la acusación la tarde del viernes, minutos después de las 16 horas, pero como la Oficina de Recepción y Distribución de Causa está laborando hasta las cuatro de la tarde, la misma no pudo ser ingresada “porque el sistema (computarizado), ya estaba cerrado”.
A los tres nicaragüenses y al salvadoreño Pedro Alberto Bautista, la Policía les ocupó 10.4 kilos de cocaína, el pasado jueves, al momento de ser capturados y por esa razón ahora son acusados por almacenamiento de estupefacientes.