Nacional

Nada para nadie en pugna por Asamblea


La elección de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional continuaba incierta hasta en horas de la noche de ayer, porque ninguna de las agrupaciones políticas contaba con los 47 votos; y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) se está arriesgando a una derrota por su intransigencia de mantener a Enrique Quiñónez como candidato a la presidencia legislativa.
La terquedad del PLC podría costarle caro, porque durante la elección de la directiva, prevista para hoy, se producirán deserciones de algunos diputados.
Hasta altas horas de la noche, la bancada de Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) discutía el nombre del diputado que propondrían como candidato a la presidencia parlamentaria, mientras la diputada Jamileth Bonilla reveló que sus colegas del PLC, Carlos Noguera y Alfonso Ortega Urbina, se rebelarán y no votarán por Quiñónez.
Dos que no votarán por Quiñónez
“Carlos (Noguera) nos manifestó que su voto no será para Quiñónez, porque no tiene los 47 votos garantizados y que en el PLC se maneja lo contrario. Nos informó que Ortega Urbina dijo en la bancada que tampoco él daba el voto para Quiñónez y que tampoco para el Frente Sandinista que él votaba por él mismo”, comentó Bonilla.
De ser cierta esa decisión, la bancada del PLC quedaría únicamente con 39 votos, es decir, el mismo número que poseen sus adversarios sandinistas que cuentan con 38 diputados, además del voto del parlamentario de la bancada Azul y Blanco, Jaime Morales Carazo.
“Ortega Urbina lo que dijo fue que él no pensaba convertirse en el voto 47 para Quiñónez, excepto que él fuera el candidato a la presidencia legislativa y como le dijimos que ya teníamos más de 47 votos y que si se iba a abstener que lo hiciera, él dijo que votaba con el partido si ya teníamos los votos”, explicó la diputada María Dolores Alemán, hija del ex presidente Arnoldo Alemán.
Alemán reafirmó que en la última reunión de la bancada liberal, Noguera se comprometió a apoyar a Quiñónez y “si hoy ya lo convencieron y cambió de opinión, no sé”.
Ortega Urbina corroboró las declaraciones de la diputada Alemán, y admitió que aunque no es candidato estaría dispuesto a asumir el cargo si lo postulan y lo eligen.
“Votaré por mí”
“Yo digo que acepto el cargo si me nominan y si tengo los votos suficientes, entonces, yo voto por mí, pero en otra forma, no (voto)”, manifestó Ortega, tío del secretario general del FSLN, Daniel Ortega.
Quiñónez amenaza
La posición de Noguera y Ortega Urbina alertó a Quiñónez, quien amenazó que ejercerá su cargo de jefe de la bancada liberal para hacer cumplir el mandato y las directrices del partido.
“Yo confío en Carlos (Noguera), él es un miembro del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), sabe que hay un mandato de las fuerzas democráticas, no solo del PLC, sino de los aliados y lógicamente que la Jamileth Bonilla que ha tenido esas mismas reuniones con la gente del Frente Sandinista, anda poniendo otras candidaturas”, expresó Quiñónez, quien ayer se dedicó a repartir comida y juguetes a niños de Acahualinca.
Quiñónez acusó al FSLN de presionar al gobierno, y utilizar a Bonilla y su colega María Eugenia Sequeira de ALN, por intentar impedir su elección.
Advirtió que el PLC no dará ninguno de sus votos para que ALN obtenga un cargo en la directiva, porque, según dijo, sus dirigentes le exteriorizaron que ya estaban “amarrados” con el Frente Sandinista.
“Si ellos cuentan con los votos del FSLN, como nos han exteriorizado y que tienen un compromiso y un amarre con ellos (FSLN) que lo rempujen, pero no van a tener el voto de la bancada del PLC”, sentenció.
Sin consenso
Por su parte, el diputado sandinista Bayardo Arce aseguró que ninguna de las partes tenía garantizado el consenso.
“Yo te puedo decir que nadie tiene asegurado una directiva. El PLC firmó un acuerdo con tres diputados y suman 44, porque don Eduardo Gómez dice que no votará por Quiñónez. Si ese bloque de 44 firman y votan, numéricamente quedaría 47 votos que no están comprometidos con el bloque liberal y esos son suficientes para elegir a una junta directiva”, manifestó.
El gobierno mantuvo total hermetismo de su actual posición y ninguno de sus funcionarios respondió a las llamadas telefónicas.
En el hipotético caso que no haya elección de la nueva directiva parlamentaria, se crearía un vacío jurídico porque en la Constitución Política se estipula que en la sesión inaugural del diez de enero de cada año, el Presidente de la República debe rendir el informe anual de su gestión. La directiva de edad, que preside el diputado Noel Pereira, tiene la única función de dirigir la sesión para elegir a la directiva.