Nacional

Estelianas presas en Texas víctimas de voraz coyote


Todavía estando fresca la tragedia de una joven jinotepina, quien murió calcinada junto a su pequeño hijo en un apartamento en Filadelfia, Estados Unidos, un nuevo drama viven compatriotas nicaragüenses que han partido en busca del anhelado “sueño americano”.
Ahora la odisea es para 15 familias de Estelí cuyos seres queridos están presos en una cárcel de Texas, Estados Unidos, tras ser capturados por agentes de Migración de ese país.
Entre las 16 jóvenes estelianas, a quienes un “coyote” dejó botadas a su suerte en la frontera entre Estados Unidos y México, hay adolescentes y madres de niños pequeños, quienes para ser trasladadas hasta esa lejana nación pagaron hasta cinco y seis mil dólares.
Una de las jóvenes nicaragüenses que ahora se encuentra presa en una cárcel estadounidense es Vivian del Carmen Rugama Cortés, de 28 años, quien dejó en Nicaragua a su niño de cuatro años y pagó al “coyote”, cuya identidad aún es desconocida, la cantidad de cinco mil dólares.
Además de la joven Rugama, entre las nicas en prisión figura una joven habitante del barrio “Carlos Núñez”, quien está muy enferma, según los familiares de esta joven esteliana.
Noel Alfonso Pérez, coordinador del Organismo No Gubernamental “Red Local para las Migraciones”, asentada en Estelí, dijo que estas compatriotas permanecen detenidas en la ciudad de Winston, Estados Unidos, luego que supuestamente el mismo “coyote” se encargó de entregarlas a las autoridades de ese país.
Pérez aseguró que el organismo que preside ya se contactó con funcionarios del Consulado de Nicaragua en Houston, capital de ese Estado, quienes supuestamente ya están asistiendo a las nicaragüenses.
Según Pérez, en la Unión Americana otros 16 estelianos están en igual situación, luego de ser capturados cuando ingresaban de manera ilegal, sobresaliendo el caso de una adolescente que estaría en delicado estado de salud.
Extraoficialmente se sabe que la Policía esteliana se encuentra tras la pista de los “coyotes” locales, quienes sin escrúpulos cobran grandes cantidades de dinero a quienes desean buscar mejor suerte en suelo estadounidense, y después los dejan abandonados y sin dinero.
Hace menos de un mes el Congreso de los Estados Unidos aprobó una nueva ley que castiga como si se tratará de un crimen la migración ilegal en ese país, y ordenó el levantamiento de un muro en su frontera con México, que ha desatado el reclamo de ese país y las más duras críticas de varios gobiernos de América Latina.