Nacional

Piden tipificar asesinato en muerte de Mayor Aburto


Ernesto García

Marlon Narváez Cortés, acusado de ultimar de varios disparos al mayor Santiago Aburto, podría pasar hasta 30 años en la cárcel si el juez séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, cambia la tipificación del crimen de homicidio a asesinato, a como lo solicitó el abogado de la familia doliente y también teniente coronel, Omar Díaz Cruz.
Aunque la petición fue hecha ante el juez de Audiencia Abelardo Alvir Ramos, éste dispuso que sea su colega Rothschut quien decida si acepta o rechaza tal petición el día del juicio oral y público fijado para el próximo 21 de febrero.
“La tipificación del juicio será resuelta por el Juez de Juicio, porque a esta autoridad lo que le corresponde es valorar los medios probatorios”, resolvió el juez Alvir al término de la audiencia inicial que se realizó en el Área de Consulta Externa del Hospital “Roberto Calderón”.
Hubo ensañamiento
Al solicitar el cambio de tipificación del delito de homicidio a asesinato, el abogado Díaz dijo que Narváez actuó con saña contra su víctima, “porque uno de los testigos asegura que el disparo que le impactó en la cabeza se lo hizo cuando éste ya estaba en el suelo”.
“Desde el momento en que él (Marlon Narváez) hizo varios disparos y lo remató en el suelo, se cumple con una de las causales que señala el Código Penal para tipificar el crimen como asesinato, como es el ensañamiento”, manifestó Díaz.
En tanto, el fiscal auxiliar Javier Morazán anunció que el Ministerio Público respaldará en el juicio la petición hecha por el abogado de la familia doliente, por considerar que se cumple con los requisitos que establece la legislación penal.
¿Juicio en el hospital?
En la misma resolución donde se remitió a Narváez a juicio, el juez Alvir estableció que el mismo podría realizarse en ese centro asistencial de no mejorar el estado de salud del procesado, quien en las próximas semanas será sometido a una operación para ponerle una colostomía.
El juez Alvir también ordenó le fuera retirada de la mano izquierda del reo la esposa con que la Policía lo mantenía atado a la camilla, donde permanece recuperándose de la herida de bala que le hizo el Mayor cuando le disparó en defensa propia.
Además, el judicial rechazó la petición del abogado defensor José Luis González, quien pidió le fuera cambiada la medida de prisión preventiva por arresto domiciliar a Narváez, alegando que éste se encuentra en estado valetudinario por la herida que presenta.
Al rechazar la petición de la defensa, el Juez de Audiencia estableció que éste permanecerá bajo prisión preventiva, pero fuera del penal, por su estado de salud, hasta que los médicos dispongan lo contrario.
Vacilan con entrega
Aunque los abogados de Marlon Narváez y de Albert Narváez, sobrino del primero y quien está prófugo de la justicia tras la balacera donde murió el mayor Aburto, habían dicho públicamente que éste se entregaría hoy domingo a las autoridades contando con la mediación de personeros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la misma ahora quedó en el “aire”, “porque por estrategia no se va a hacer hoy, sino en otro día para evitar que tomen represalias contra él”, dijo el abogado José Luis González.
Durante la audiencia estuvieron en primera fila, separados sólo por tres asientos, los familiares de Narváez y la esposa del mayor Aburto, Jenny de los Ángeles Leiva, quien pidió se haga justicia en el caso de su marido.
Mientras tanto, María Auxiliadora Narváez, hermana de Marlon, dijo que tenía diez años de no ver a su hermano, hasta el día en que lo vio en los periódicos en el hospital y acusado de haber baleado al militar que murió dos días después.
Preguntada si cree en la inocencia de su hermano Marlon, María Auxiliadora, dijo: “Eso sólo Dios y él lo saben”.