Nacional

Lista la vacuna contra rotavirus

*** Se administra igual que la polio, aunque no fue probada experimentalmente en África y Asia, donde la diarrea provoca mortandad

EL PAÍS
La vacuna contra el rotavirus está lista y tiene una eficacia del 98%, según un estudio que ha publicado el New England Journal of Medicine. Este tipo de virus, que se llama así por su forma redondeada, es una de las principales causas de muerte de niños en África y Asia. Afecta a más de dos millones, y mata a 500.000. La infección por rotavirus puede causar en pocas horas la muerte por deshidratación de un bebé.
La vacuna, fabricada por la Universidad de Medicina de Virginia del Este y el laboratorio Merck, ha sido probada en más de 34.000 niños de entre 6 y 12 semanas de Alemania, Bélgica, Costa Rica, Estados Unidos, Finlandia, Guatemala, Italia, México, Suecia y Taiwan. Otros 34.000 niños de los mismos países han servido como control.
La búsqueda de una vacuna contra el rotavirus no ha sido sencilla. En 1999 otro modelo que se encontraba en fase muy avanzada tuvo que ser retirado, porque causaba efectos gastrointestinales adversos de gravedad. Precisamente los problemas durante este ensayo llevaron a los investigadores del nuevo modelo a reclutar a una gran cantidad de personas, para asegurarse de que las contraindicaciones no aparecían.

Administración oral

Igual que la vacuna de la polio, la vacuna se administra oralmente. Este hecho, que es una ventaja cuando se quiere extender la vacunación, tiene sin embargo un inconveniente, según advierte PATH, el consorcio internacional de búsqueda de una vacuna contra el rotavirus en el que están la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización (GAVI en inglés), The Vaccine Fund, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EU (www.path.org).
El inconveniente consiste en que la vacuna se ha ensayado en países con unas condiciones sociosanitarias muy diferentes a las de los países que más la necesitan. “El 80% de los niños que mueren viven en las regiones más pobres de África y Asia, donde ningún ensayo se ha realizado”. Esto es especialmente importante en el caso de las vacunas orales, ya que otros factores, como la dieta o el agua, pueden alterar la validez de los resultados, advierten los miembros del consorcio.
Por eso, aunque se felicitan de los resultados obtenidos, los miembros del grupo PATH piden a Merck --y a Glaxo SmithKline, que también ha anunciado avances en su propia vacuna-- que ayuden a los países pobres para realizar los ensayos en su territorio.
De esta manera, se acortará el periodo de tiempo que puede pasar desde que se demuestre la eficacia del medicamento y su uso generalizado en las zonas necesitadas, se ayudará a formar al personal que deberá administrar las vacunas y se contará desde el principio con el apoyo de los gobiernos que las van a financiar.