Nacional

“Chica Vaca” consternada

* Dice que irá a despedirlo, aunque reitera que la confunden las nuevas direcciones de la capital * Clemente Guido admite que esta vez lo venció “la muerte quirina”, a la que el folclorista espantaba con un ataúd

Consternada se encontraba Juana Francisca Villalta Lezama, “Chica Vaca”, al conocer la noticia de la muerte de Lisímaco Chávez la mañana de ayer.
“Me di cuenta que él estaba grave, pero como uno se enferma y se mejora, pensé que se repondría. Será una celebración diferente sin él este agosto, pero así es esto, cada año cambia y las celebraciones de Santo Domingo no se detendrán”, expresó la señora Villalta, quien aseguró que el bastonazo que le dio el pasado agosto a Chávez fue porque éste renegó de Santo Domingo.
“Él renegó de Santo Domingo, yo venía agitada y le di por eso, pero el incidente quedó en el olvido porque uno debe recordar a la gente por lo bueno y no por los errores, creo que iré a su vela, pero ahora no conozco Managua. Veré si puedo ir para darle la despedida”, afirmó.
Gran pérdida
Por su parte, Roberto Sánchez, Director del Departamento de Cultura de la Alcaldía de Managua, señaló que la muerte de Lisímaco es una gran pérdida para los capitalinos, porque era uno de sus más controversiales personajes populares.
“Como todo personaje popular era controversial, Lisímaco tenía gente que simpatizaba con él, pero también tenía sus detractores. Lo cierto, sí, es que era un personaje, y tan es así que cuando Managua cumplió 150 años de haber sido elevada a ciudad, a él le fue entregada en el Teatro la Orden 150 Aniversario junto a personas ilustres, y es algo a tener presente. Él fue honrado a la par de personalidades como el doctor Emilio Álvarez Montalván, Carlos Tünnermann Bernheim, aunque él no haya sido propiamente oriundo de Managua, porque él era originario de Carazo”, comento Sánchez.
También Sánchez manifestó que Chávez sentó precedente con su actuación, porque antes de él a nadie se le hubiese ocurrido robarse la imagen de Santo Domingo, y él lo hizo aunque fue una gran contradicción con el clero, y eso es otra historia.
Se debe recordar --continuó Sánchez-- que también fue la única persona que estuvo presa por Santo Domingo, porque para el terremoto, cuando se decía que el Santo no entraría a Managua, él encabezó un grupo de gente que rompió alambradas y trajo la fiesta con la imagen, después de eso estaba su afición a los toros, y siempre fue un ameno conversador.
“Conocí por el ejercicio del periodismo a Lisímaco desde hace más de 40 años, y me tocó en varias ocasiones entrevistarlo. Siempre estuvo ligado a Santo Domingo, y sin duda Managua perdió un personaje popular al que extrañaremos mucho”, dijo Sánchez.
Continuar la tradición
Sánchez expresó que si la familia está dispuesta a mantener la tradición a como Lisímaco lo expresaba, sería algo muy hermoso, porque en Nicaragua las celebraciones religiosas son verdaderas expresiones folclóricas.
“Sería una lástima que se perdiera la tradición; si está la familia en la disposición de continuar, entonces sé que la Alcaldía la va a apoyar”, dijo Sánchez.
Pésame por muerte de Lisímaco
Muchas personalidades han brindado su pésame a la familia, entre ellas destacan al ex mayordomo de Santo Domingo de Guzmán Clemente Guido, quien califico al “torologo” como un venerable tradicionalista.
En una nota de duelo, Guido expresa textualmente: “Se murió Lisímaco, quien siempre anduvo “haciéndose el muerto”, y quien tuvo en su casa un ataúd para “espantar a la muerte quirina”. Esta vez, es en serio y la muerte no se espantó más. Se ha ido el torólogo”.
Guido Martínez admite que Lisímaco se había convertido, tanto en lo político como en lo religioso, en un “alter ego” de las fiestas patronales de Managua, por lo que su muerte va a dejar un vacío que se hará notar el próximo agosto.