Nacional

Café afectado por floración temprana

*** Falta de mano de obra durante arranque de corte es otro problema que enfrentaron los caficultores *** Reparación tardía de caminos también influirá en resultados de este ciclo, que se espera aporte 1 millón 600 mil quintales

Gustavo Alvarez

Pérdidas de entre el 10 y 15 por ciento de la cosecha cafetalera y una baja en la calidad del grano, es lo que proyectan los productores cafetaleros para la actual cosecha, debido a una floración temprana de las plantaciones y la falta de mano de obra en el arranque del corte, que se tuvo que adelantar para el mes de diciembre.
En estos momentos en que se ha recolectado la mitad de la cosecha del “grano de oro”, los cafetaleros también señalaron los malos caminos como los causantes de una pérdida de la calidad del café, porque continúan afectando la salida de la producción.
El ministro de Transporte e Infraestructura, Ricardo Vega, visitó ayer la zona de Jinotega para inspeccionar las mejoras que se están haciendo en 300 kilómetros de caminos cafetaleros, donde se ha avanzado el 50 por ciento del proyecto.
Carlos Valdivia Rizo, productor cafetalero de Jinotega, dijo que la reparación de los caminos llegó bastante tarde, porque concluirá cuando también termine la cosecha del grano, y esto afectará la calidad.
Consideró que la pérdida que obtendrán en esta cosecha es causada por la rápida maduración --lo que impidió conseguir cortadores al inicio-- y los malos caminos.
Valdivia agregó que con técnicos de la Unión Nicaragüense de Cafetaleros (Unicafé) realizarán un avalúo para determinar con exactitud el nivel de las pérdidas, pero de antemano las calculan entre el 10 y 15 por ciento.
Maduración temprana por lluvias
El productor explicó que el fuerte invierno de 2005 provocó una maduración temprana que requirió comenzar a cortar el grano en diciembre y no en enero, como se hace normalmente.
Eso llevó a que se hiciera difícil conseguir la mano de obra, porque muchos productores estaban trabajando en sus cultivos de frijol y otra parte se marchó a los países vecinos.
Isidro León-York, miembro de la Asociación de Cafetaleros de Jinotega, coincidió en que la pérdida será del 15 por ciento por la maduración temprana y por la emigración de cortadores a los países vecinos.
Sin embargo, León-York aseguró que actualmente el problema de mano de obra es mínimo, ya que los cafetales se encuentran abarrotados.
Dijo que quizás algunas fincas quisieran tener un poco más de cortadores, pero que no hay crisis que vaya a perjudicar más la cosecha.
Explicó que uno de los problemas que está afectando a los cafetaleros es la migración del campo a las ciudades por la falta de infraestructura como luz eléctrica, buenos caminos de acceso y servicios básicos, entre otras cosas.
Aunque señaló la tardanza para que se iniciara la reparación de los caminos cafetaleros, aseguró que no se podía empezar en octubre o noviembre, porque las lluvias lo impiden.
León-York recomendó a las autoridades del MTI y al gobierno en general programar mejor este tipo de proyectos para llevarlos a cabo durante el verano, y que duren todo el año, para evitar estar corriendo cuando ya está saliendo la cosecha.
Caminos listos en un 50%
El titular del MTI, Ricardo Vega, inspeccionó los trabajos de las reparaciones puntuales en los caminos cafetaleros de Jinotega, que ya llevan el 50% de avance. El funcionario se mostró satisfecho con el trabajo realizado, que garantiza la salida de la producción con eficiencia, lo que abarata los costos de los cafetaleros.
Afirmó que se han realizado mejoras puntuales, nivelaciones, bacheo, limpieza de cunetas y la elaboración de cunetas nuevas. A nivel nacional la cosecha 2005-2006 de café se estima en 1 millón 600 mil quintales, y solo Jinotega se calcula que producirá cerca de 900 mil quintales.
Leyenda***
MOISÉS LÓPEZ / END
Jinotega 02:
El ministro del MTI, Ricardo Vega, inspecciona los trabajos de reparación en uno de los caminos cafetaleros de Jinotega.
Leyenda***
Jinotega 05:
Un avance del 50 por ciento lleva el MTI en los trabajos de reparación de 300 kilómetros de caminos cafetaleros, indispensables para sacar el “grano de oro”.