Nacional

Embajador Trivelli descalifica nuevamente al PLC con Alemán


Vladimir López

El embajador de los Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, negó categóricamente y de manera reiterada que haya invitado a desayunar a los precandidatos Eduardo Montealegre, José Antonio Alvarado y José Rizo, con el objetivo de “ordenarles” que se unieran en un solo proyecto político para poder derrotar en las próximas elecciones al Frente Sandinista y a Daniel Ortega.
El diplomático aseguró que la reunión que sostuvo con Montealegre, Rizo y Alvarado “fue durante un desayuno de cortesía. Estos hombres comparten con nosotros (los estadounidenses) los valores democráticos y el escenario político para este año, pero obviamente no ha habido acuerdos y no estoy dando órdenes a nadie”.
Agregó que lo que hubo entré él y los políticos arriba señalados “fue una discusión general, como cualquier discusión que cualquier diplomático puede sostener con algunos políticos”.
Señaló que Alvarado, Montealegre y Rizo “obviamente son tres liberales y a lo mejor se van a unificar”, pero agregó que se ha dicho que él les ordenó reunificarse “bajo la bandera del PLC (Partido Liberal Constitucionalista), y simplemente no tuvimos discusión de ese tipo”.
Nada con Alemán
El embajador Trivelli insistió en señalar que no está “forzando nada. No sé si (la supuesta unificación) puede ser dentro del PLC o fuera del PLC, pero nosotros (los estadounidenses) no podemos (avalar) al PLC como institución política, porque, como he dicho muchas veces, el PLC sigue dominado por Arnoldo Alemán y su cúpula”.
“Pero”, añadió, “al final de cuentas son las mismas fuerzas políticas, son los mismos partidos políticos los que van a definir quiénes son los precandidatos y quiénes serán los candidatos”.
Remarcó que con Montealegre, Alvarado y Rizo compartió un desayuno y sostuvo una discusión “como cualquier diplomático. Yo he dicho muchas veces que no voy a despojarme de defender la democracia, y puedo tener conversaciones con todos los precandidatos que comparten nuestros valores democráticos”.
Caldera y Fortín intercambian condecoraciones
El diplomático consideró que todavía faltan diez meses para las elecciones nacionales, y que al final de cuentas son las fuerzas políticas las que tienen que decidir si se juntan o no se juntan, porque “yo no estoy dando órdenes”.
Las declaraciones del embajador Trivelli se produjeron ayer tras una ceremonia en el Salón de las Banderas del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde los cancilleres Normal Caldera y Mario Fortín Midence, de Nicaragua y Honduras, respectivamente, intercambiaron condecoraciones.
El canciller Norman Caldera interpuso, mediante acuerdo presidencial, la orden “Rubén Darío” a su homólogo Mario Fortín en un acto lleno de solemnidad.
Mientras, el canciller hondureño impuso a su homólogo Caldera la orden “José Cecilio del Valle” en el grado de Gran Cruz, placa de oro.