Nacional

Temen deslave de cerro “Juan Sapo”

* Dicen que es de “agua” y que ya provocó deslizamientos durante el huracán Mitch

VILLA NUEVA, CHINANDEGA
La Defensa Civil organizó la mañana del miércoles las brigadas de evacuación ante un eventual deslave del cerro ”Juan Sapo” o “Guanzapo”, ubicado a 428 metros sobre el nivel del mar y 13 kilómetros al sureste de este municipio.
Esa elevación ha provocado en los últimos días la hendidura de unas dos manzanas en la tierra propiedad del agricultor Róger Baquedano, miembro de la Cooperativa “Julio César Benavides”.
De producirse el deslave, unas 150 familias de Los Tololos, El Genízaro, El Zapote y San Ramón podrían resultar severamente afectadas.
El capitán Carlos Cáceres, jefe de la Defensa Civil de Chinandega, quien constató el desmoronamiento, dijo a EL NUEVO DIARIO que ocho casas y 40 pobladores de la comarca Los Tololos están en alto riesgo.
El oficial aseguró que posiblemente hoy viernes o el lunes, funcionarios del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) viajarán al cerro “Juan Sapo” o “Guanzapo” para investigar las causas de la abertura, y hacer las recomendaciones de rigor.
Afirmó que esa institución realizará inspecciones y fotos aéreas para conocer con certeza los orígenes de este escenario que aflige a los pobladores, debido a que se comenta que el cerro es de agua, y en 1998 con el huracán Mitch se produjeron deslizamientos en ese lugar.
Dos manzanas de tierra afectadas
Unas dos manzanas de tierra ubicadas en las faldas del cerro “Juan Sapo” o “Guanzapo”, a 428 metros sobre el nivel del mar y 13 kilómetros al sureste de este municipio, se han hundido en los últimos días por causas desconocidas.
Emilio López, vicecoordinador comarcal de Los Tololos, relató a EL NUEVO DIARIO que escuchó un estruendo seguido de la abertura de la tierra hacia una vaguada que peligra extenderse hacia la comarca El Genízaro, donde habitan unas sesenta personas.
“No hemos sentido temblores. Observamos que la tierra se hunde cada día más, lo cual nos tiene muy preocupados porque en octubre de 1998, con el paso inclemente del huracán Mitch, la cima del ‘Guanzapo’ quedó agrietada”, dijo el campesino.
Olor a azufre
Por su parte, Reina Isabel Jirón, con 22 años de residir en la comarca Los Tololos, expresó que la mañana del lunes último, cuando descansaba en su humilde vivienda, sintió un fuerte olor a azufre en el cerro, como si el demonio estuviera suelto.
“Es peligroso que este lugar continué partiéndose, por lo que pedimos una verificación de personas entendidas en la materia, y si hay necesidad de ubicarnos en otro lugar no nos opondremos”, aseguró.
El coronel Tirso Ramiro Mairena Martínez, jefe del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, informó que las primeras lluvias o cualquier vibración ocasionarían un deslave de grandes proporciones.