Nacional

Acoso a niños en semáforos

* END presenció cuando taxista intentaba llevarse a muchachita de 6 años frente a la Asamblea Nacional * Muchos señores de “camionetonas” son señalados como proclives a la pedofilia

Lucía Navas

Las niñas y niños que piden dinero en el sector de los semáforos de la Asamblea Nacional son acosados por conductores, quienes los “invitan” a irse con ellos a cambio de un plato de comida o un juguete.
Un equipo de EL NUEVO DIARIO presenció el momento en que un taxista acosó a una niña de seis años que se le acercó para que le diera unas monedas a cambio de una de las figuras de grillos que ella y su hermano hacen con palmas de coco.
El hecho sucedió el mediodía de este martes. La pequeña, cuyo nombre no revelaremos por respeto a su integridad, se acercó al taxi, como lo hizo a anteriores vehículos, en su faena de pedir dinero. Nos percatamos que algo extraño sucedía cuando el taxista no reanudó su marcha con el cambio de luces del semáforo, prefiriendo su plática con la pequeña, a la cual sujetaba del brazo.
Era notorio que la conversación incomodaba a la niña, pues ésta veía hacia abajo y trataba de soltarse. El taxista emprendió su marcha al percatarse que nos acercábamos.
La pequeña confirmó que era acosada. “Me dijo que si quería irme con él, que me iba a dar casa, comida y una muñequita”, contó la pequeña.
Ésta no es la primera vez que la niña es acosada. Tampoco es la única, pues igual, su hermano de 13 años ha sido instigado por conductores, “la mayoría de camionetas lujosas”, afirmó la menor.
Indolencia de madre
Lo sorprendente es que el asedio que sufren los dos niños ocurre a vista y paciencia de su madre. La señora ni siquiera se percató de lo sucedido entre su hija y el taxista, pues descansaba a la sombra de un árbol.
Los niños relataron que junto a su madre llegan al sector de la Asamblea a las 9 de la mañana todos los días. La señora se dedica a vender agua helada, y ellos las figuras hechas con palmas de coco. Abandonan la faena a las dos de la tarde si “el día está palmado”, pero si es productivo el retorno a la casa, en el barrio “Nueva Vida”, en Ciudad Sandino, es a las cuatro.
MiFamilia se llevará a niños a la fuerza
Las estadísticas del Ministerio de la Familia (MiFamilia) contabilizan a más de 7 mil menores en el país expuestos al peligro y explotación económica por limpiar los vidrios de los carros, vender chicles y pedir dinero en los sectores de los semáforos de la capital, los puestos fronterizos, puertos marítimos y mercados.
Las autoridades del Ministerio de la Familia (MiFamilia), conscientes del peligro que implica el acoso, ejecutarán el plan de quitar a los menores de los sitios donde los asedian.
Pablo Sánchez, Secretario General de MiFamilia, informó que serán auxiliados por efectivos policiales y funcionarios del Ministerio Público para llevarse a todos los niños que encuentren en los semáforos, pues los considerarán en abandono y los trasladarán al Centro de Albergue Temporal.
Sánchez no descarta que haya resistencia de parte de los padres. No obstante, afirmó que en esta ocasión no van a ser condescendientes, y que la acción la sustentan en la potestad que le confiere a MiFamilia el Código de la Niñez y Adolescencia.
“Esta Ley, en su artículo 76 y 80, define quiénes son los niños y niñas que se encuentran en abandono total, y autoriza al Estado de Nicaragua a brindarles medidas de protección especial. Significa que el Estado, a través de MiFamilia, debe hacerse cargo de los niños que estén en vagancia, abandono total, sean explotados o en droga-dependencia”, explicó.
Para las autoridades, los niños en los semáforos se consideran explotados económicamente por los padres por obligarlos a pedir dinero y trabajar; además de estar en situación de abandono por deambular por las calles sin protección familiar.
“Aplicaremos con más rigor y firmeza la ley para que los padres y madres sean más responsables con el cuidado que deben dar a sus hijos”, afirmó, al agregar que antes de devolver a un menor con sus progenitores, previamente MiFamilia realizará una investigación y les obligará a firmar un compromiso de no retornar a los niños al riesgo.