Nacional

Repatriarán los cuerpos de nicas muertos en incendio

* Hay vacíos en información, como el hecho de que nadie sabe quién asumirá los costos * Lo único seguro es que Johanella y su hijo serán sepultados en El Rosario, con música de mariachis y flores rojas

Oscar García, vocero de la Cancillería, informó que los cuerpos de Johanella Lezama, originaria de El Rosario, Carazo, y su hijo Johansel, quienes murieron en un incendio en Delaware, Pennsylvania, el pasado martes 27 de diciembre, pueden regresar a Nicaragua mañana viernes.
“Se prevé que para el viernes estén llegando los cuerpos”, dijo García, quien desconoce si éstos han sido, o serán incinerados.
“Eso no lo sé, si los han incinerado, pero se prevé estarán llegando (los cuerpos) el viernes”, reiteró. García dijo que los trámites de repatriación están a cargo del Consulado de Nicaragua en Nueva York.
Estos trámites son costeados por la Cancillería de Nicaragua, pero no los gastos de traslado, aclaró el vocero. “Mirá, ella estaba casada, y bueno, tiene una familia, ella se hará cargo de esos gastos”, explicó García.
La tarde de ayer EL NUEVO DIARIO se comunicó por teléfono hasta El Rosario, Carazo, con doña Juana María Lezama, madre de Johanella. La señora dijo no saber con precisión quién costeará el traslado de los cuerpos, pero cree que es el viudo de Johanella, el estadounidense James Costa.
Doña Juana María dijo sentirse preocupada porque en la última comunicación que logró por medio de una familiar suya en Estados Unidos con James, supo que el costo puede ascender a los 23 mil dólares por cuerpo.
En una funeraria le dijeron que el costo de trasladar los cuerpos del aeropuerto en Managua hasta El Rosario no es menor a los cien dólares cada uno, lo cual también la tiene preocupada, según expresó. “Yo soy una madre pobre, usted ya ha visto mi casa”, suspiró doña Juana María.
La señora desconoce la hora precisa, en caso que los restos de su hija y su nieto sean repatriados mañana viernes.
Bienvenida calurosa
Doña Juana María Lezama hará un esfuerzo por cumplir uno de los deseos de su hija en vida. “Nosotros platicábamos así en broma, y ella me decía que el día que se muriera, que la enterraran con mariachis, que la adornaran con flores rojas, que fuera alegre”, comentó aún adolorida la señora.
Según dijo, para darle esta bienvenida a su hija Johanella --quien tenía 28 años al morir -- y a su nieto Johansel --de dos-- cuenta con el apoyo de sus vecinos.
Consulado atento a investigaciones
Oscar García, vocero de la Cancillería, informó además que el Consulado de Nicaragua en Washington mantiene comunicación directa con James Armstrong, investigador encargado del caso.
Cuatro meses atrás, Johanella Lezama viajó a Estados Unidos en compañía de Johansel, su hijo de tres años. Allí se reunió con su esposo, James Costa, quien la había convencido para que convivieran juntos en Delaware, Pennsylvania. James y Johanella se conocieron en Costa Rica.
Johanella y el pequeño murieron calcinados en un incendio la madrugada del pasado martes 27 de diciembre, dentro de su casa. James Costa no se encontraba con ellos cuando ocurrió el siniestro.