Nacional

Adiós carretera “para siempre”

* Confirma investigaciones de END y Confidencial: Carretera Chinandega-El Guasaule no resistió “el agua y el tráfico”, y sufre “fallas constructivas”

Oliver Bodan

El lunes 26 de septiembre de 2005, el ex ministro de Transporte e Infraestructura, Pedro Solórzano, justificó el sobreprecio de más de 8 millones de dólares de la carretera Chinandega-El Guasaule con una frase que sonaba a eternidad.
“Tal vez ahí el periodista se fija en una situación de aumento de precio, cuando lo que nosotros hicimos es ver cómo hacer carreteras no para mientras, sino para siempre”, declaró categórico Solórzano en el programa Primera Hora, del Canal 2.
Tres meses después, un informe del propio MTI reveló lo que Solórzano y la plana mayor de dicho ministerio ocultaron entonces: hubo problemas para iniciar la obra, luego estuvo paralizada, existieron “fallas constructivas” y la lluvia causó severos daños.
Un “informe especial” que el MTI envió en diciembre de 2005 a los diputados miembros de la Comisión de Transporte e Infraestructura reveló los graves problemas que sufre la obra.
Confirman
“carretera de oro”
“La supervisión plantea que existen fallas constructivas, fundamentalmente segregación de la mezcla, que han facilitado los daños, por lo que los costos de reparación en su mayor parte deben ser asumidos por el contratista”, citó.
El informe reveló que ahora el pueblo de Nicaragua puede pagar más de los 29.9 millones de dólares contratados para la construcción de lo que un ingeniero llamó “una carretera de oro”: “Tradeco sostiene que la falta de financiamiento del proyecto impidió la colocación de la capa de rodamiento de manera oportuna y total, que a nivel de base negra la estructura de pavimento no está completa y por lo tanto la carretera no tuvo capacidad para resistir el agua y el tráfico, algo que debe ser dirimido posteriormente para dejar claro cómo o quién asume los costos de reparación”.
El documento reconoció que “dada la situación inapropiada de los diseños, el inicio del contratista fue lento y desprovisto de recursos, situación que cambió notablemente en abril de 2004, cuando se decidió a introducir suficiente equipo, lográndose incluso la organización de dos módulos que avanzaron muy rápido”.
Pero después hubo dificultades: “Cuando ya era necesario iniciar la colocación de carpeta de rodamiento para proteger la base negra colocada y completar la estructura de pavimento, el contratista esgrimió la falta de firma de la segunda parte del contrato, aduciendo la necesidad del adelanto complementario para invertir en el proyecto”.
“A pesar de lo anterior, el contratista, aunque ya desfasado dos meses del programa de trabajo, alquiló una competente planta asfáltica que estuvo lista para iniciar producción de carpeta de rodamiento a comienzos de agosto de 2005, en vez de comienzos de junio, como estaba previsto en el programa de trabajo”, agregó el informe.
Entonces llegaron más problemas: “En estos días el contratista decide suspender parcialmente el proyecto y dejar sólo los trabajos de asfalto hasta agotar los US$ 19 millones, aduciendo que no puede arriesgarse más sin tener seguridad de la regularización del contrato”.
“Al revisar la supervisión el estado de la base negra para autorizar la colocación de la carpeta de rodamiento, encuentra que existen fallas que obligatoriamente el contratista tiene que reparar antes de colocar la carpeta, esta situación hace que la colocación de esta segunda capa se convierta en una actividad muy lenta y generadora de muchos roces entre el contratista y la supervisión”, señala el documento.
Constructores tenían razón
El informe del MTI corroboró cada uno de los argumentos técnicos que desde septiembre pasado sostuvieron a Confidencial y EL NUEVO DIARIO los ingenieros Fernando Valle y Fernando Martínez.
“Eso lo que implica es negligencia administrativa de los funcionarios del MTI: si no tengo un dinero y hago un contrato más allá de lo que tengo en mano, me expongo a que la empresa me demande por incumplimiento de contrato. Ahora el MTI admite que va a salir una carretera de oro”, dijo Martínez.