Nacional

Intentan vender 40 mil manzanas de un bosque

* Se trata del Parque Ecológico de Bolivia, ubicado en Bonanza, y el comprador es un europeo que pagará 500 mil dólares * Marena recaba información para acusar por estelionato y estafa a los presuntos usurpadores * Un guardabosques “voluntario” es el enlace en el terreno y el encargado de monitorear movimientos de autoridades

LAS MINAS, RAAN
La organización denominada Asociación por la Paz y la Reconciliación (Apare), representada por su supuesto secretario, un individuo conocido como Pedro Almanza, pretende vender al mejor postor el Parque Ecológico de Bolivia, localizado en el noreste del municipio de Bonanza, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
Almanza y los hermanos Daniel y Amado Romero Leiva, de la comunidad San Rafael de Unawas, vecina del parque, además de Luis Felipe Jarquín, son mencionados como los integrantes de una aparente red que se confabuló para vender por medio millón de dólares 40 mil manzanas de bosques del área protegida, a un supuesto europeo a quien las autoridades no han identificado.
Guardabosques con enlaces
Luis Felipe Jarquín, un guardabosques “voluntario” en el área protegida, es el principal eslabón en la trama de la venta de casi todo el corazón de la reserva natural de Bolivia, cuya área las autoridades locales del municipio de Bonanza han sabido preservar como un tesoro de la biodiversidad.
Jarquín proporciona toda la información necesaria a los hermanos Romero Leiva, como el lugar de los mojones, extensión de áreas, ubicación de afluentes, cantidad de árboles por especies, y el día y hora de las llegadas del Comité Ambiental Municipal, o de cualquier otra autoridad.
Los hermanos Romero, quienes hacen el papel de enlace, son los que mantienen el contacto con Pedro Almanza, a quien le llevan y le traen información de cualquier movimiento extraño en el Parque Ecológico de Bolivia.
Y Pedro Almanza, quien de manera seguida se traslada de Río Blanco a Bonanza, es quien se encarga de la negociación directa de las 40 mil manzanas de bosque virgen en el área protegida de Bolivia por medio de Apare.
Ojo con organización
Esta organización, de la que se dice que es “sin fines de lucro”, presuntamente se dedica a la venta ilegal de propiedades bajo el amparo de una supuesta personería jurídica, que aparentemente utilizan como licencia para delinquir.
Según el dirigente comarcal Mariano López Pérez, quien promovió la denuncia del caso ante el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) en la delegación de Bonanza, los involucrados, mediante su negociador, Pedro Almanza, han pactado la venta de las 40 mil manzanas de bosques con un europeo, a quien ansiosamente esperan para efectuar la transacción.
Francisco Mairena Cermeño, delegado del Marena en Bonanza, confirmó la denuncia que interpuso en esa delegación Mariano López Pérez.
En el Marena dijeron que la delegada regional de esa institución, Rosalía Gutiérrez, ha sido informada del caso y busca mayores elementos para que por medio de la Procuraduría Ambiental, acusar por estelionato y estafa a los presuntos implicados.