Nacional

Se van con el corazón roto


Corresponsal Costa Rica
No llevan la gran cantidad de maletas que trajeron en diciembre y que incluso puso en aprietos a las empresas de buses, tampoco llevan las ansias de llegar pronto a su destino. Por el contrario, a miles de nicaragüenses que emprendieron el regreso con el primer día del año, les cuesta regresarse a Costa Rica: “Siempre es lo mismo, nos da nostalgia y no nos queremos ir”, dijo Jaime Cantillano.
Los nicaragüenses que empezaron a retornar, por el contrario de cómo llegaron al país (regalos, grandes maletas, electrodomésticos y hasta sus “reales”), se regresan apenas con una mochila o un bolso pequeño. “La verdad es que apenas llevamos el dólar que se paga en la frontera, vamos ‘lavados’. Venir e irse de nuevo es como comenzar desde la primera vez que nos fuimos”, aportó José Luis Castro, quien lleva cinco años haciendo la misma rutina de venir y regresarse.
Los rostros evidencian el sentimiento de terruño y de familia, sin embargo, quienes han encontrado en la vecina del sur la oportunidad de tener un trabajo se tragan los pesares de dejar la patria que los vio nacer para “hacer la lucha” que les permita ayudar a los que dejan atrás.
El mal de patria
En los espacios de sus maletas lo que más llevan son esperanzas de que en 2006 les vaya mejor que en el año que caducó; y desde que se acercan a la guardarraya ya van pensando y haciendo cuentas para regresar en Semana Santa o aguantarse hasta Navidad. “Hay algo en nuestra sangre que empieza a recorrer todo el cuerpo, dicen que le llaman mal de patria. Uno se pone melancólico y siempre pasa que venimos”, opinó Carlos Siles.
Otra paisana, Silvana Espinoza, comentó que las cosas parece que mejoraron un poco en Nicaragua. Confía que poco a poco se componga el país para poder estar de regreso y no irse más. “La vida está más cara, pero se nota que hay más movimiento de plata, hay más empleos, no sé, pero se percibe mejoría y eso es lo que necesitamos”, subrayó.
Casi en iguales términos opinó Francisco Sánchez, añadiendo que a pesar de la mejoría que se ve, los políticos dejaron mucho que desear, y que ojalá en las elecciones de noviembre “le pasen la cuenta a esos sinvergüenzas. “No sé qué pasa con ellos, pero sólo se han dedicado a perjudicar y perjudicar con sus acciones particulares y de partido a la mayoría que confiamos en ellos”, sostuvo.
Mientras que para los hermanos Juan y Carlos Mendoza, más que el recibimiento protocolario que hizo el presidente Enrique Bolaños en diciembre, el “mejor regalo es que nos hubiera dicho que ya no necesitamos regresar, o por lo menos prometernos cosas concretas para al menos tener esperanzas”.
En los últimos días la salida de los connacionales a tierras ticas por Peñas Blancas ha puesto a trabajar a toda prisa a las autoridades de Migración de las dos naciones. El director de Migración de Nicaragua, Marcos García, indicó que el primero salieron un poco más de mil, mientras que para el dos la cifra de dos mil salidas fue superada.
La cifra que suministraron las autoridades migratorias ticas fue de mil 800 ingresos el dos de enero, y que en las dos últimas semanas ingresaron unas 20 mil personas por Peñas Blancas.
Lo anterior (alta demanda) también se corroboró con Oscar Elizondo, de la Gerencia Administrativa de Transnica, quien indicó que para poder hacerle frente al aumento de la demanda tuvieron que habilitar hasta más de cinco salidas extras de autobuses.
Con documentos
en regla
“Ha subido considerablemente, los cupos están llenos. Se ha reforzado la flotilla de la empresa para poder dar un buen servicio y cubrir las necesidades de viajar de los nicaragüenses, hasta personal adicional ubicamos”, acotó. A criterio del funcionario, además del orden que se ha visto en el retorno, se percibe que los connacionales han optado por retornar a Costa Rica legalmente.
“Se ha visto una actitud de cambio de la forma en que viajan, han preferido salir con sus documentos en regla; incluso me comentaron autoridades de Migración que es algo positivo, porque así no se exponen a personas inescrupulosas (los llamados ‘coyotes’) que se aprovechan y los ponen a correr riesgos innecesarios”, añadió Elizondo.
En esa misma vía, el director de Migración, Marcos García, destacó que el retorno de los paisanos ha estado en orden y que a la fecha no se han reportado inconvenientes o quejas de que les estén quitando sus documentos en el lado tico. “Se ha visto y valorado que los nicaragüenses han optado por viajar con sus documentos en regla. La decisión de sacar sus documentos se evidenció en el Consulado de San José y aquí; la prueba es que los que están saliendo van en regla”, adujo.
Estima que el tres de enero anduvo similar en las salidas que el día anterior. “Creemos que ese ritmo se mantendrá, incluso es probable que se llegue a los cuatro mil servicios de ingresos y salidas que se presentaron entre el 19 y 23 de diciembre”, expuso el funcionario.
Informó el Director de Migración que el puesto nicaragüense en Peñas Blancas se mantiene operando hasta las 10 de la noche. “Pudiéramos dar más tiempo, pero la contraparte no puede extender más el horario por limitaciones económicas”.
Finalmente García detalló que en diciembre de 2005 entraron unos 35 mil nicaragüenses y salieron unos 21 mil; mientras que en 2004, en ese mismo mes, los ingresos fueron de 33 mil y 26 mil las salidas.
Por su parte, las autoridades migratorias y policiales de Costa Rica desde diciembre pasado aumentaron la presencia de efectivos, personal y patrullaje en la zona fronteriza con Nicaragua, a fin de evitar que extranjeros --principalmente nicaragüenses-- se introduzcan de forma ilegal.
Los retenes por lo general son tres o cuatro, pero ahora no es raro que en el recorrido un retén no habitual sorprenda a más de un conductor. A su vez las autoridades migratorias costarricenses desde inicios del mes pasado anunciaron que todo extranjero debe portar su pasaporte como documento de viaje, caso contrario, al extranjero se le presentarían inconvenientes y hasta retención del documento que le dé algún estatus, en el caso que lo tenga.
Recordaron que los residentes deben ingresar con pasaporte vigente y con la cédula de residencia, y que en los casos en que la renovación del documento de residencia esté en trámite, deben presentar tan solo el comprobante emitido por la mencionada Dirección y pagar el cargo respectivo.
Los residentes temporales y permanentes a quienes su documento de acreditación de permanencia en Costa Rica se les venza en el exterior, no están imposibilitados a reingresar, solamente deben cancelar el timbre consular de $20 correspondientes al ingreso. De no contar con una residencia, los extranjeros deberán solicitar una visa de ingreso al país en el Consulado de Costa Rica en el país que se encuentren.
Las autoridades ticas explicaron, además, que caso contrario, que los extranjeros que por alguna razón tengan permiso temporal de trabajo, no necesitan pedir visado de ingreso al país, siempre que el referido permiso tenga vigencia y esté impreso en sus pasaportes. Lo anterior no opera si el permiso ha vencido o si se encuentra en trámite.
josmen_02@yahoo.com