Nacional

Toxina hace peligrar exportación de café

* Nicaragua se une a protesta de grandes productores del grano de oro como Brasil y Colombia

Lucía Navas

La producción de café nacional peligra quedar imposibilitada de continuar ingresando al mercado europeo, debido a las nuevas normas fitosanitarias que pretende imponer la Unión Europea para permitir la importación del grano de oro.
Denis Salgado, Director de Protección y Sanidad Agropecuaria (DGSA) del Mag-For, reconoció a EL NUEVO DIARIO “la gran preocupación” que representa para los cafetaleros como para el país en sí, el daño que puede sufrir la economía de llegar a quedar restringida la exportación a Europa del café nicaragüense.
La “alarma” en Nicaragua es porque la Unión Europea anunció que en los próximos meses pondrá en vigencia nuevas normas sanitarias al café importado, bajo la excusa de que “puede constituirse en un peligro fitosanitario debido a los bajos controles ejercidos sobre enfermedades y plagas del desventajoso grano extranjero”.
“Lo que hizo Europa”, explicó Salgado, “es establecer un límite permisible en el producto de la aflatoxina, que es parte de un complejo de microtoxinas que suele encontrarse en el café y maní. La decisión es porque supuestamente es una potencial fuente de cáncer en los humanos, y por ello debe restringirse”.
“Han puesto unas reglamentaciones muy duras, y es por ello que los países exportadores están protestando ante la Organización Mundial del Comercio (OMS) para que en Europa suban los niveles aceptables de la aflatoxina en el café”, afirmó Salgado.
“Exportamos café a varios países, pero los mercados más importantes son Estados Unidos y Europa”, dijo Salgado. Nicaragua exportó entre el 1 de febrero de 2004 al 30 de septiembre de 2005 a los países europeos un millón 252 mil 190.60 quintales de café, representando 123 millones 572 mil 476.19 dólares.
Colombia y Brasil son los países latinoamericanos más grandes exportadores de café, siendo éstos los primeros en protestar en la OMS, a los cuales se añadieron Nicaragua y Costa Rica, entre otros.
Estos países consideran una “discriminación” el querer poner límites al café, por cuanto Salgado dijo que otros productos también contienen la aflatoxina, entre ellos la cerveza y el vino que se consumen grandemente en Europa. “¿Por qué en el café se restringe y por qué no en el vino?”, cuestionó.
“El problema para Nicaragua es que los niveles en que debe encontrarse la toxina en el café son tan bajos, que nuestro grano fácilmente los sobrepasa y entonces no podríamos exportar. Esto podría eventualmente parar la exportación a Europa”, afirmó.
Ante este peligro, el Mag-For toma medidas. Además de alinearse a la queja ante la OMS, ha comenzado a trabajar con los cafetaleros para que se garanticen las buenas prácticas agrícolas y de manufactura, a fin de que la cosecha no se infecte con el hongo que causa la aflatoxina.
“El Mag-For también ya tiene listo su propio laboratorio para hacer análisis de niveles de aflatoxina, que nos permitirá certificar que el café que salga del país vaya libre. Pero el país se enfrenta a una gran dificultad para concretarlo, esta vez de parte de los Estados Unidos”.
Salgado explicó que para iniciar los análisis se debe contar con la toxina para tener la capacidad de identificarla y crear el registro. “Pero no hemos podido conseguirla debido a que ahora con el temor de los Estados Unidos al bioterrorismo, están muy “celosos” de soltar una de estas toxinas”.