Nacional

Medios acuerdos y continúan amenazas


Lucía Navas

La Federación Médica y las autoridades de Salud y Hacienda lograron un primer acuerdo que consiste en crear una subcomisión a cargo de ubicar por categorías profesionales a los trabajadores del sector, y sobre esto se calculará la política de incremento a aplicarse en los próximos tres años.
Pero esto no significa que los médicos vayan a normalizar la atención a la población en los hospitales, ya que el conflicto principal continúa, pues el Gobierno se aferra a su postura de dar este año únicamente el 15% de aumento de salario, y los médicos a su vez siguen exigiendo como mínimo el 70%.
Pero el ordenamiento de los llamados “escalafones salariales” servirá, según lo explicado por la titular de Salud, Margarita Gurdián, y el dirigente del gremio médico Léster Espinoza, para ubicar en rangos lo que debe devengar el personal de acuerdo a la función que desempeñe en las unidades asistenciales.
El doctor Espinoza dijo que con ello los médicos quedarían “arriba de la pirámide”, y por ello el Minsa “deberá pagar de acuerdo a la complejidad del trabajo y nuestros estudios, porque la mayoría somos especialistas con estudios de postgrados”. Es decir, que el porcentaje de aumento deberá ser mayor que al del resto de trabajadores.
Dicha revisión deberá estar lista el lunes próximo para que sea discutida por la comisión interinstitucional que integran Hacienda, Minsa y Federación Médica, quienes van a calcular cuánto es el presupuesto que anualmente se requiere para mejorar los salarios en el sector Salud, y cómo se financiará.
Se acordó también que el Gobierno promoverá una reunión entre la Federación Médica y los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Aunque esto permite continuar negociando a las partes, no da solución inmediata a la demanda de ajuste de salario para que se suspenda la huelga. Pero ayer la ministra de Salud, Margarita Gurdián, dijo que el plazo para que los médicos normalicen la consulta a la población está terminando, pues de mantenerse la protesta, aun cuando se den las pláticas, no le quedará otra que aplicar sanciones.
“Hemos tratado por todos los medios de que esto (el conflicto) se resuelva de la mejor manera. No hemos querido llegar a los extremos de aplicar los mecanismos legales porque sabemos que todos saldremos perdiendo, sobre todo la población. Pero si negociamos y no deponen su posición, tendremos que tomar decisiones”, afirmó.
Fetsalud cerrará áreas privadas
De estas pláticas ha quedado excluida la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud). Para Gustavo Porras, Secretario General de la organización, con esto el “Gobierno se está buscando un problema de dimensiones inimaginables”, pues anunció el retorno a la protesta del resto de trabajadores de la Salud para mediados de enero.
Dijo que además del retorno a la protesta de parte del resto de trabajadores, van a responder a la acción del retiro de los portones de los hospitales públicos con el cierre de las empresas previsionales y el servicio privado que hay en estos centros.
“El Minsa tienen una doble moral, porque mientras hay un paro de la atención a la gente pobre, se mantiene la de la gente que puede pagar por los servicios médicos, y entonces Fetsalud va a golpearle el bolsillo”, dijo Porras.