Nacional

“Nicaragüenses no quieren volver a épocas pasadas”

Escritor recibe condecoración por el presidente Enrique Bolaños, y asegura sentirse “esperanzado” en que los nicaragüenses escojan en noviembre la “opción más democrática”

El escritor peruano-español Mario Vargas Llosa se mostró hoy optimista de que los nicaragüenses voten por opciones que mantengan latente el sistema democrático obtenido a inicio de los años 90 y no por los que representan al pasado.
"Tengo la esperanza, desde luego, que los nicaragüenses no quieran volver a épocas pasadas que fueron tan trágicas para un país que vivió prácticamente una guerra civil y que ha padecido dictaduras atroces", expresó Vargas Llosa al hablar hoy con los medios en una extensa rueda de prensa.
El escritor recibió esta tarde (16:00 hora local), la orden "Rubén Darío" en grado de Gran Cruz, la máxima distinción que otorga el gobierno de Enrique Bolaños.
Pocas horas antes, Vargas Indicó que aunque no conocía muy bien cual es el escenario actual para considerar un triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), con su máximo líder, Daniel Ortega, como candidato, dijo que espera que los nicaragüenses sepan escoger entre los aspirantes que representen una opción democrática.
Satisfecho con tendencias por Herty y Montealegre
Asimismo, mencionó que lo que ha conocido es que los candidatos a la Presidencia que mejor aparecen en las encuestas son el ex alcalde de Managua y disidente sandinista, Herty Lewites y el ex ministro de Estado y disidente liberal, Eduardo Montealegre.
"Tengo entendido que los que tienen mayor chance (oportunidad) son dos candidatos, de centro izquierda uno y centro derecha el otro, y eso me alegra porque es una clara afirmación de tipo democrático y ojalá que cualquiera de esas opciones llegue al poder en Nicaragua", dijo Vargas Llosa.
Lewites fue expulsado de las filas del FSLN por pretender disputar a Ortega la candidatura presidencial, mientras que Montealegre fue apartado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC derecha) por no ser agradable a los ojos del ex presidente y reo Arnoldo Alemán (1997-2002) que domina a esa agrupación.
Vargas Llosa recordó que durante la administración sandinista (1980-1990), en la que Ortega fue en una parte del período presidente de Nicaragua, criticó radicalmente la actuación de algunos de sus dirigentes, ya que a su juicio "tuvo unas opciones que me parecían antidemocráticas".
Explicó que esas críticas se basaron en que "me parecía que llevaban a Nicaragua a la desaparición de la democracia y a la creación de una verdadera dictadura de izquierda".
"Afortunadamente ha salido de eso Nicaragua y desde hace ya varios años vive una democracia, seguramente imperfecta, pero es indiscutiblemente una democracia", agregó el autor de "La guerra del fin del mundo".
Indicó hoy que el repunte de la izquierda en América Latina "no representa un peligro" para la democracia, siempre que sean gobiernos que respeten "las libertades y el juego democrático".
Vargas Llosa, que mencionó como gobiernos socialistas beneficiosos para sus pueblos a los de Brasil, Chile y Uruguay, criticó, sin embargo, al de Argentina, manifestó dudas sobre el futuro de Bolivia y rechazo por completo a los gobernantes de Cuba y Venezuela.