Nacional

Inter...bang...bang

*** Silenciosamente el 14 de diciembre el juez David Rojas puso una lápida a un verdadero asalto bancario desde adentro, que forma parte del grueso fardo de la deuda interna que pagamos todos los nicaragüenses *** Como para cubrir apariencias, se mandó a jurado al único Centeno que no guarda prisión, y a los “pececitos más pequeños” *** La Junta Liquidadora fue como una doble quiebra, y en la otra causa Alex Centeno pronto será liquidado computándole como “trabajado” hasta el largo tiempo que el juez Altamirano lo ha mantenido en su casa

Eloisa Ibarra

El caso del desaparecido Banco Intercontinental (Interbank) se fue con el año viejo, pues el 14 de diciembre, el juez primero de Distrito del Crimen, David Rojas, sobreseyó definitivamente a los hermanos Alex y Alvin Centeno Roque en 17 casos acumulados, y mandó a jurado a Saúl Centeno, quien aún es prófugo de la justicia.
Al consultar al defensor de los Centeno si existía la sentencia, el doctor Gustavo Sirias confirmó que fue notificado días antes de salir de vacaciones, y con ello solamente Saúl queda pendiente para jurado de conciencia.
Junto a los Centeno, Rojas sobreseyó definitivamente al ex gerente general del banco, José Félix Padilla; a Francisco Javier Zacarías, ex Gerente de una sucursal del norte; Francisco José Somarriba, ex Gerente de Crédito de la casa matriz, y Ariana Mejía Escoto, ex funcionaria del banco.
Junto a Saúl Centeno, el juez Rojas mandó a jurado a Manuel de Jesús Cabrales, Allan Abarca Mendoza, Mario Paguagua, Pedro Iván Robleto, Amílcar Turcios, Noel Agustín Blanco, José César Mejía, Carlos Mayorga, Juan Alberto Zarate Espinoza, todos ellos ex funcionarios de nivel medio del Interbank.
Liquidadores fueron como otra quiebra
Todos los casos por estafa y asociación para delinquir los presentó a lo largo del año 2001 la Junta Liquidadora, que cesó en sus funcionarios el año pasado después de cuatro años de un lerdo proceso de liquidación que prácticamente sólo representó una mayor carga para el Estado.
Trabajando “en su casa”
Sirias dijo que Alvin está libre del todo y a Alex sólo le queda pendiente la condena a nueve años de prisión por otra causa, de la cual ha cumplido seis años y diez meses por el tiempo trabajado en el penal, por lo que espera se le conceda la libertad condicional solicitada en el Juzgado Tercero de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria.
Explicó que el juez Rojas aceptó las nulidades alegadas basadas en tres puntos: que nadie puede ser procesado dos veces por el mismo delito, y esos actos habían sido juzgados por otro juzgado y el Tribunal de Apelaciones; no se agotó la vía civil y la existencia de la escritura 139, donde los tres miembros de la Junta Liquidadora, encabezada por Rodolfo Delgado, conciliaron las deudas con Alex y Saúl Centeno.
El colmo: dice que pagaron deuda
Hubo una novación de deudas, aceptada por la Junta Liquidadora, por 64 millones de dólares y la aceptación de doce propiedades en un documento privado, firmado por los liquidadores, dijo Sirias, quien aseguró que los Centeno pagaron su deuda, pero el peso de la deuda interna para todos los nicaragüenses sigue siendo un pesado fardo.
La sentencia se da cuatro años después de iniciados los juicios por la quiebra del Interbank, y prácticamente tras un largo recorrido del expediente en todos los juzgados del Crimen de Managua, hasta quedar en manos de Rojas.
Los Centeno eran los principales clientes del Interbank, tenían el único Centro de Mejoramiento Genético de Centroamérica, y se habían convertido en uno de los más grandes exportadores de café del país.
Alex Centeno ha disfrutado de un trato especial de parte del juez séptimo de Distrito del Crimen, Edgard Altamirano, quien lo mantuvo con permisos de todo el día durante mucho tiempo, argumentando diversas situaciones.