Nacional

Cónsul General sigue el caso “muy de cerca”


Juan Carcabelos, Cónsul General de Nicaragua en Washington, Estados Unidos, está dando “cercano seguimiento” al caso de Johanella Lezama Téllez, la joven nicaragüense que murió junto con su hijo en un incendio en su departamento en Delaware, la semana pasada.
De acuerdo a un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Carcabelos “está en permanente contacto con el investigador a cargo del caso”. Agrega el mismo comunicado que ya se ha entablado comunicación con doña Juana María Lezama, madre de Johanella, y abuela del pequeño Johansel, de dos años de edad, quienes no pudieron escapar del siniestro.
“La Cancillería de Nicaragua se ha comunicado con la señora Juana María Lezama, madre de Johanella, a quien ha expresado que desde el mismo momento de conocerse el hecho, este Ministerio se ha puesto en contacto con las autoridades estadounidenses que llevan el caso y que, específicamente, nuestro Cónsul General en Washington D.C. está en permanente contacto con el investigador a cargo del caso”, reza el comunicado.
Agrega la nota que al terminar las investigaciones sobre el trágico suceso, la Cancillería brindará la ayuda necesaria en los trámites de repatriación.
Doña Juana María confirma
EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con doña Juana María Lezama, hasta El Rosario, Carazo, la tarde de ayer, y confirmó que en efecto recibió una llamada de la Cancillería la mañana de ayer, en la que le informaron que se encargarán de los trámites de repatriación.
Sin embargo, la señora está preocupada porque la hija de una familiar suya en Estados Unidos, y quien se comunicó con James Costa, esposo de Johanella, le informó que éste no podría cubrir los gastos de traslado de los cuerpos.
“Jimmy llamó para decirle que era una cantidad bastante grande por cada cuerpo, y quiere que le ayuden”, dijo doña Juana María. La señora no pudo especificar la cantidad.
Según doña Juana María, James Costa no podrá viajar a Nicaragua hasta que concluyan las investigaciones, de las cuales la mantendrán informada por teléfono desde la Cancillería.
Por su parte, Lotti Bendaña, Directora General Consular, se comunicó vía telefónica con las autoridades del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) para informar que un detective especializado está investigando el trágico hecho.
Según el director ejecutivo del Cenidh, Bayardo Izabá, el marido de la joven pretendía incinerar los cuerpos para luego mandar los restos a sus familiares en Nicaragua, pero las autoridades consulares decidieron que los cadáveres deben permanecer en Estados Unidos hasta que se esclarezcan los hechos.
EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con el vocero de la Presidencia, Lindolfo Monjarretz, para saber si el Despacho de la Primera Dama puede brindar ayuda a doña Juana María Lezama cuando sea necesario, y en qué consistiría ésta. Monjarretz, sin embargo, no respondió los mensajes dejados en su teléfono móvil.
Johanella Lezama, de 29 años, y su hijo Johansel, de dos, murieron la madrugada del pasado martes 27 de diciembre, al no poder escapar de un incendio en su casa en Delaware.
James Costa, estadounidense de 44 años, esposo de Johanella y padrastro del pequeño, está colaborando con las investigaciones. Costa no se encontraba en casa cuando ocurrió el incendio.