Nacional

Año entra con más alzas

* 2006 se presenta con pésimas perspectivas para la economía popular * Aunque baje petróleo, los precios que ya subieron no descienden jamás * Entes reguladores complacientes, dicen economistas y diputados clavaron al consumidor con un impuesto adicional por compra de combustibles

Gustavo Alvarez

Un panorama crítico es el que se vislumbra para los consumidores nicaragüenses en el 2006, quienes desde el primer día del año recibieron un aumento en el precio de los combustibles y, a partir de este segundo día, también se les está recetando un incremento del 7 por ciento en la energía eléctrica.
Tomando en cuenta los altos precios que mantiene el petróleo a nivel internacional, especialistas en el tema consideran que este nuevo año no será mejor para la economía de los nicas, afectados por serios problemas de desempleo y altos niveles de pobreza.
Los precios de los combustibles registraron un nuevo incremento, a partir de este lunes, de entre 12 y 25 centavos de córdoba por litro. Casi 95 centavos de córdoba por galón en el caso de la gasolina súper.
La gasolina regular pasó de 13.67 a 13.90 el litro, la gasolina súper varió de 14.08 a 14.41 córdobas el litro y el diesel subió de 12.64 a 12.92 córdobas por litro, con ciertas variaciones, según la distribuidora.
Los precios de los combustibles están sujetos al comportamiento del precio internacional de petróleo, que en el 2005 llegó a niveles récord y, según especialistas en el tema, durante el 2006 se mantendrá alto; cerca de los 50 dólares por barril.
Los precios récord que alcanzó el petróleo en el año que acaba de concluir, fueron ocasionados por la enorme demanda energética de China y otros países asiáticos, además de Estados Unidos. También influyeron los daños ocasionados por los huracanes “Rita” y “Katrina” a las refinerías del Golfo de México.
A pesar de que los combustibles se mantienen altos, la Asamblea Nacional aprobó, a solicitud del Poder Ejecutivo, un nuevo impuesto a estos productos, para destinarlos al mantenimiento vial, algo que ha sido criticado por economistas, por considerar que ya se cobran demasiados impuestos a un rubro con tendencia al alza.
Malas perspectivas
Para Hernán Estrada, presidente del Centro Nicaragüense de Defensa de los Consumidores, el 2006 será difícil para la población, sobre todo la de menos recursos, por las alzas constantes que se vislumbran en una serie de productos y la mayoría de servicios.
Estrada agregó que este año, por ser el último del gobierno, no presenta buenas perspectivas y el que pasó no dejó buen recuerdo para los consumidores.
El representante del organismo de defensa de los consumidores coincidió con otras organizaciones en señalar que, a pesar de que el petróleo bajó de precio en los últimos meses del año, las tarifas de energía eléctrica no se redujeron, como sí ocurrió en otros países.
Estrada consideró que el que no se haya bajado la tarifa cuando el petróleo se redujo, demuestra que existe una debilidad institucional y que el sistema no funciona.
“Este año vamos a ver lo mismo que en el 2005 para los consumidores de mil 325 servicios públicos que presta el Poder Ejecutivo”, expresó el representante de los consumidores.
Sólo promesas
El presidente del Centro Nicaragüense de Defensa de los Consumidores mencionó además la situación inestable que se vive en el campo institucional.
“Con estos organismos reguladores que tenemos, las perspectivas que se ven para los consumidores no son nada halagüeñas, vamos a ver lo mismo que en años anteriores”, subrayó.
Estrada dijo que en ninguno de los entes reguladores se ha visto ninguna defensa de parte del gobierno, que trate de paliar los efectos en contra de los consumidores.
Añadió que al ser el 2006 un año electoral, se viene un cúmulo de promesas, pero que nadie va a cumplir nada positivo para la población.
La perspectiva para el 2006, según Estrada, es que la mayoría de servicios continuarán incrementándose.
Ante el alza en la tarifa de la energía eléctrica que entra en vigencia hoy, otras organizaciones anunciaron acciones legales y marchas de protesta, por considerar ilegal el aumento, ya que, según ellos, el alegato de Unión Fenosa de que está perdiendo dinero, es totalmente falso.
David Castillo, presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), aseguró que el incremento a la tarifa de energía eléctrica es necesario para evitar el racionamiento de energía eléctrica.
Las autoridades del INE mantienen el mismo argumento utilizado para los incrementos anteriores, de que si no se aprueba un alza, todo el sistema energético corre el riesgo de colapsar, lo que es rechazado por los organismos de defensa de los consumidores.
Con los precios del petróleo manteniéndose altos, no sólo las tarifas de la energía enfrentarán alzas, sino que se espera que los empresarios del transporte continúen con sus paros en demanda de más subsidios.
Las alzas en los precios de los combustibles ocasionan además, incrementos en todos los productos de consumo, ya que el transporte incide en los costos operativos.