Nacional

Pesimismo sobre 2006

* Economista considera que inflación acumulada es del 12.5%, y hay consenso en que el año que termina fue demasiado trágico

Heberto Rodríguez

Sin ser economista ni tener la más mínima idea de las proyecciones macroeconómicas del Gobierno para el próximo año, Rosario Centeno está segura de que la “vida será más cara” en 2006.
“Todas las ama de casa estamos claras de que los reales cada año alcanzan menos”, expresó Centeno.
El Banco Central vaticinó que el Producto Interno Bruto de Nicaragua para 2006 será de aproximadamente un 3.7%, algunas décimas menos que el cálculo oficial que se hizo para este año (4%).
Sin embargo, aseguran que las condiciones de vida serán mejores, ya que el Grupo de los 8 (G-8), condonó una parte de la deuda externa, se logró otro acuerdo con el FMI y entrará en vigencia el DR-Cafta.
Pero los cálculos del Gobierno han comenzado a fallar desde ya. El Banco Central estimó que la inflación para el cierre del año estaría en un 10.5, pero la gente consultada ayer por EL NUEVO DIARIO durante un recorrido que se hizo en algunos centros de compra, se quejó por la carestía de la vida.
“No creo que el próximo año la vida esté menos cara, si este año fue duro y sigue siendo”, dijo Sofía Mercado, ama de casa.
Por su parte, Virgilio Ramírez expresó que los productos están ahora más caros en relación al salario que se obtiene. Así que no cree que pueda haber cambios el próximo año.
“Nada nuevo espero, peor con estos políticos que no se preocupan por los pobres”, agregó Ramírez, quien se gana la vida tomando fotos.
Año de desgracias
La comerciante del mercado “Iván Montenegro”, Martha Moraga, afirmó que las ventas habían caído y que los productos están viniendo más caros. También lamentó la cantidad de desgracias que han ocurrido en todo el año.
“Y siguen sucediendo: muertos por accidentes… suicidios, pero confiamos en Dios que tal vez el próximo año sea diferente”, rogó Moraga.
El economista Sergio Santamaría, director Ejecutivo del Centro de Investigaciones y Asesoría Socio-Económica (Cinase), había pronosticado que difícilmente el país cerraría el año con una inflación del 10.5 por ciento, porque siempre para octubre se registra casi un 10 por ciento de índice inflacionario, y sumado a esto que noviembre y diciembre son meses en que los precios se disparan en más del 1 por ciento por la temporada navideña.
En ese sentido, el economista considera que la inflación a la fecha puede andar por un 12.5 por ciento.
Para el año entrante, los funcionarios del Banco Central piensan que la inflación será del 7,3 por ciento, pese a que las expectativas internacionales sobre petróleo indican que el barril se mantendrá cerca de 60 dólares, y que las tasas de interés fijadas por la Reserva Federal de Estados Unidos seguirán posiblemente en alza.