Nacional

Menores trabajadores explotados en Jalapa

* Están expuestos a humillación, abusos deshonestos, maltrato físico y psicológico de la patronal * ATC-OIT despliegan amplio programa para disminuir o eliminar el uso de mano de obra infantil, debido a que limita desarrollo de los chavalos

JALAPA, NUEVA SEGOVIA
En estos últimos años, la incorporación temprana de niños y niñas al mercado laboral se ha incrementado drásticamente, convirtiendo la explotación económica infantil en la principal enemiga para su desarrollo normal como seres humanos con derecho a crecer, estudiar, recrearse sanamente y aspirar a un futuro con libertad, dignidad y justicia social.
Instituciones y organismos que trabajan por la prevención y protección contra la explotación infantil confirman que la tasa de actividad económica de 6 a 9 años, pasó de 1.7 a 4.2 a nivel nacional, mientras que en el área rural la fuerza laboral entre 10 y 14 años aumentó de 18.2 a 28.1, y cinco de cada 10 jóvenes de 15 a 19 años están laborando.
Niñeros, peones y jornaleros
En las áreas rurales de Nueva Segovia, los padres de familia ocupan a niños y niñas para trabajar en las actividades del campo, en el cuido de sus hermanitos menores o como peones agrícolas, truncando sus sueños y esperanzas de estudio y recreación. Los pocos que logran estudiar llegan tarde a la escuela, agotados, sin ánimos, con hambre, no asimilan y se duermen en las bancas.
En las áreas urbanas desde muy de mañana inician su faena palmeando tortillas, como vendedores ambulantes, lustrabotas y voceadores. Además, su ingreso temprano al mundo laboral es un campo abierto para acercarse al alcoholismo, la drogadicción y en algunos casos a las actividades delincuenciales.
Estos hechos son una consecuencia del trabajo y la explotación económica a que es sometida la niñez y adolescencia en nuestro país y obliga a reflexionar sobre los alcances y prioridades que deben tener los programas y proyectos gubernamentales y no gubernamentales dirigidos hacia la niñez y adolescencia trabajadora.
En este sentido, el equipo de coordinación del proyecto de Acción ATC–OIT, que se implementa en nueve comunidades del municipio de Jalapa, despliega un amplio programa de sensibilización con el objetivo de disminuir el trabajo infantil.
Durante el primer cabildo municipal que realizó en días pasados la Alcaldía de Jalapa, el licenciado Ramón López, responsable de sensibilización del programa ATC-Tabaco, se mostró muy preocupado por cuanto en ese municipio los empresarios tabacaleros, por citar un ejemplo, ocupan mano de obra infantil, irrespetando las disposiciones establecidas en el Art. 84 de la Constitución de la República.
Citó el caso de Teotecacinte, borde fronterizo con Honduras, en donde se pudo comprobar la cantidad de niños/as en labores de siembra y transporte de almácigos de tabaco. Los chavalos están expuestos a humillación, abusos deshonestos, maltrato físico y psicológico de la patronal.
El abogado Ramón López propuso al Concejo Municipal y al Comité de Desarrollo Municipal (CDM) se tomen algunas medidas que beneficien a la niñez que habita en el Valle de Jalapa.
Entre estas medidas, proponen una ordenanza municipal que permita el cumplimiento del convenio 190 y el Título V del Código del Trabajo, que establece las prohibiciones al empleo de mano de obra infantil en el sector formal, a empresarios del tabaco, pequeños parceleros, tomateros y cafetaleros.
El dirigente de la ATC demandó la conformación de comisiones mixtas para el aseguramiento de la seguridad e higiene ocupacional del trabajador, en los que se orienta la dotación de instrumentos de protección.
El dirigente laboral solicitó que el Concejo Municipal coordine con la Inspectoría del Trabajo para que se apliquen las multas establecidas en el Art. 35, título V del Código del Trabajo, a quienes violan los derechos laborales. Se sugirió, además, una calendarización de visitas sorpresas a las empresas para constatar la situación en que laboran la niñez y la adolescencia.
En relación al deterioro del medio ambiente, solicitaron a la Comisión Ambiental Municipal un mayor control sobre el expendio de productos químicos no autorizados, y promover la producción de abono orgánico con el objetivo de disminuir el uso de productos tóxicos y promover la salud pública.
Las estadísticas establecen que Jalapa es el mayor productor de tabaco en la región Norte de Las Segovias, y proporciona la materia prima para la industrialización en preindustrias de Estelí, que además generan empleo a los cabeza de familia.
En este sentido, propusieron al Concejo Municipal realizar las gestiones pertinentes con los empresarios del tabaco, la industrialización del producto en el municipio a fin de disminuir el trabajo infantil, detener el éxodo de la población económicamente activa, a nivel interno y el extranjero.
Demandan censo para control
También demandaron del gobierno local incidir en la construcción de pozos para evitar el desgaste o absorción de las aguas superficiales, así como la realización de un censo de control del trabajo infantil en coordinación con la Policía, localizando los centros que permiten la presencia de niños en lugares prohibidos y la posible explotación sexual.
La ATC sector tabaco demandó al gobierno municipal una partida presupuestaria que sea utilizada en la capacitación y sensibilización a padres de niños/as, para su incorporación a la educación y contribuir a la salud pública, ya que los menores se encuentran expuestos a cualquier tipo de contaminación, daños físicos y psicológicos.
El equipo de la ATC, que coordinan Primitivo Rodríguez; la licenciada Alicia Andino, coordinadora del Proyecto ATC-Tabaco; el licenciado Ramón López, responsable de Sensibilización y el profesor Ramón Zavala, del Inprhu, se comprometió a gestionar recursos y crear un fondo destinado a la niñez.
Por otra parte, promover cabildos infantiles y los “alcalditos” para que expresen sus peticiones y avances. Así mismo, fortalecer el trabajo en defensa de los derechos de la niñez en coordinación con las comisiones mixtas, el Inprhu, directores de escuelas, delegación del MECD y comités comarcales.
Hicieron énfasis en el control de los centros laborales en los cuales se constate la presencia del trabajo infantil, y brindar atención a los grupos de danza, manualidades y a los reporteros infantiles, para contribuir a la educación e información cultural de los niños/as atendidos en el programa.