Nacional

Año tormentoso para nicas en Costa Rica

* Relaciones con país vecino empezaron a tensarse por ambiciones de sus gobernantes de compartir el río San Juan * Asaltantes de nuestro terruño ensangrentaron Monteverde tras asalto frustrado, y resto de sangre derramada ha sido de compatriotas * Nota espeluznante la puso el ataque de dos perros que devoraron a un nicaragüense frente a fascinados costarricenses

Corresponsal Costa Rica
josmen_02@yahoo.com

Las relacionales bilaterales entre Nicaragua y Costa Rica en este 2005 que pronto termina, estuvieron llenas de "altas y bajas", principalmente por la decisión de llevar (Costa Rica), el conflicto del río San Juan ante la Corte Internacional de La Haya, y por la trágica muerte de varios connacionales que para algunos refleja la indiferencia, xenofobia y hasta odio de algunos sectores ticos que desean que "los nicas salgan de su país”.
La incertidumbre de lo que pueda ocurrir en 2006 toma ribetes especiales, porque en ambos países habrá elecciones presidenciales. En la vecina del Sur, en febrero; en Nicaragua, será en noviembre; pero los "tira y encoge" que se han suscitado en la esfera diplomática, repercutieron en los miles de paisanos nacionalizados que deben pagar 25 dólares por viajar a su país, mientras que otros tantos sienten temor por la aplicación de la nueva Ley Migratoria en agosto venidero.
De igual forma, existe mucho temor por lo que podrían generar los desalojos que están pendientes que ejecuten las autoridades costarricenses en varios precarios en su mayoría habitados por pinoleros; a esto hay que agregarle que la crisis en la prestación de servicios públicos que enfrentan algunas entidades gubernamentales, se la han achacado a los connacionales. "Ellos son los culpables de que los servicios estén a punto de colapsar", pregona más de un candidato a la Presidencia.
El 2005 empezó con el retorno de los nicaragüenses. "Fue muy ordenado y se notó que muchos optaron por entrar por la vía legal y con sus documentos correspondientes", destacaron en su momento las autoridades, sin embargo más de uno se quejó de que le quitaron sus documentos de estatus migratorio arbitrariamente o que algún policía le pidió plata.
Suerte diferente le ocurrió a centenares de nicas que fueron rechazados inmediatamente por no cumplir los requisitos de ingreso o porque fueron capturados cuando pretendían evadir los controles migratorios.
Llegó febrero y con ello la buena noticia de que ambas naciones firmaron en San Juan del Sur, un acuerdo de más de una decena de proyectos a desarrollarse en la zona fronteriza. La viabilidad y la buena voluntad quedaron reflejadas ante el compromiso de los dos países de buscar los fondos para su ejecución. Los beneficiados serían las comunidades marginales que se ubican en ambas fronteras.
La masacre de Monteverde
En marzo, 7 familias ticas y 2 nicaragüenses fueron enlutadas cuando tres connacionales trataron de robar un banco en Monteverde, Puntarenas. De entrada, dos fueron aniquilados, mientras que un tercero irrumpía en la sucursal con balas que segaron la vida de 7 personas y al final otras 17 resultaron heridas. Erlyn Hurtado Martínez, quien mantuvo en vilo a más de 30 personas secuestradas, fue el único sobreviviente de los asaltabancos.
A los pocos días, como muestra de solidaridad y disculpas de un pueblo, el presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, visitó a su homólogo Abel Pacheco, para darle las condolencias y hacer eco que como en todo país; "hay hijos bueno e hijos malos".
Los meses siguientes transcurrieron entre "la culpa a los nicas" de todo lo malo que pasa en Costa Rica, la participación de los paisanos en varios hechos de sucesos, la aprobación de las reformas migratorias y la expectativa por saber a qué decisión o acuerdo llegarían los dos países ante la llegada del vencimiento del acuerdo de La Garita, que estableció que el tema del río San Juan se mantendría fuera de la agenda binacional por tres años.
Los diputados ticos, a pesar de la oposición de sectores importantes como la Iglesia Católica que la consideran inhumana y violatoria a los derechos de los migrantes, aprobaron en junio (en primer debate), el dictamen de la nueva Ley Migratoria. De inmediato, lo enviaron a la Sala Constitucional para obtener el visto bueno y refrendarla en segundo debate, acción que se hizo en octubre, pero fue hasta el 12 de diciembre que don Abel Pacheco la publicó en el Diario Oficial, La Gaceta.
El río San Juan y los ticos
En septiembre se conoció la decisión del gobierno costarricense de llevar ante La Haya, las pretensiones de que sus policías naveguen armados por el río San Juan, pero su petitoria fue más allá en vista que solicitan no ser sujetos de ningún control migratorio cuando viajen en sus botes con turistas, y que dentro de sus derechos de objetos de comercio se incluya la actividad turística.
Ese acto provocó reacciones fuertes del gobierno nica, que mandó a reforzar la presencia militar y el patrullaje en el río, mientras los diputados amenazaron con imponer un impuesto del 25% a los bienes y servicios provenientes de la nación vecina.
Sus homólogos ticos no se quedaron atrás y amenazaron con imponer un arancel a las remesas que envían los connacionales a sus familias. Ambas amenazas no prosperaron puesto que la Cancillería tica dijo que no responderían amenazas o acciones porque podrían afectarle en su demanda ante La Haya, y por su parte Nicaragua decidió cobrar la visa de ingreso como una medida recíproca.
Los rottweiler y el salvajismo de muchos ticos
Después de varios intercambios de frases fuertes, "el gas" se bajó, pero subió a su presión máxima cuando casi dos meses después (noviembre), el nicaragüense Natividad Canda murió tras ser prácticamente devorado por dos perros rottweiler. El hecho causó consternación en la sociedad nicaragüense, al considerar que los policías y los mismos mirones no hicieron nada por intentar salvarle la vida a un ser humano.
Días después, la consternación se tornó en un resentimiento y hasta en reclamo para que se hiciera un alto a los brotes de burla y xenofobia que emanaron a través de chistes y comparaciones burdas. No era raro escuchar que a los perros los declararían héroes nacionales por haber matado a un nica.
Faltando pocos días para cumplirse un mes de la muerte de Natividad, José Ariel Silva es asesinado en las afueras de un bar en Alajuela, por el simple hecho de haber reclamado a un grupo de personas que dejaran de insultar y hacer chistes en contra de los nicaragüenses, otros dos paisanos resultaron heridos.
El linchamiento de que fueron víctimas estos tres nicaragüenses y otros dos que se salvaron de las agresiones verbales y físicas, continúa en investigación y a pesar que se capturó al principal sospechoso, éste goza de libertad condicional. Por su parte, el proceso por el caso de Natividad sigue en veremos, pues a la fecha ni siquiera se conoce el informe forense.
Otro hecho que se vino a sumar y que aumentó algunas suspicacias fue la muerte de otro nicaragüense en la ciudadela La Carpio. Natividad Ríos Salazar murió cuando una bala perdida le penetró en el pecho. El joven llegaba de una fiesta cuando se topó con una trifulca entre personas que protestaban a miembros de una patrulla policial por la captura de un conocido. En medio del pleito aparecieron balas de los dos bandos, con tan mala suerte que una mató al nica, mientras que otra dejó en estado agónico a otro paisano.
El año se cierra con la llegada masiva de miles de nicaragüenses que aprovechan estas fechas festivas para llevar sus regalos, compartir sus sueños, estar con sus seres queridos y hasta para sentirse orgullosos de la tierra que los vio nacer. En el fondo, no ocultan su deseo de quedarse y no partir más a un país donde no muchos, sino unos pocos los miran y valoran como seres de baja categoría; sin embargo, quedarse en Nicaragua les representa pocas posibilidades económicas. "Vámonos, que allá tenemos brete", no dejan de argumentar.