Nacional

La regresaron a su casa y bebé murió en el vientre

* Director del hospital asegura que por características del embarazo había que cesarear de inmediato

Llegó con 42 semanas de embarazo, y aun así los doctores no le brindaron la atención necesaria. La mandaron a su casa con un papel para que regresara al día siguiente al mediodía. Cuando se presentó en la fecha y la hora indicada, según los doctores, el niño había fallecido.
Una vez más, el llanto de una madre se escucha en el Hospital Alemán Nicaragüense, al fallecer un bebé en su vientre. Ver a las mujeres que compartieron la sala salir con sus niños en brazos, entristecía más a Tania Dávila, quien el día lunes 25 de diciembre recibió a su niño muerto.
Tania es una joven de 28 años, quien pasó más de nueve meses entusiasmada comprando todo lo que su primer hijo iba a necesitar. “Mi mayor sueño era tenerlo entre mis brazos, sentir que era mi hijo, que sus ojos me vieran y que poco a poco supiera que era su madre”, expresó sollozando.
Esta ilusión de Tania fue suspendida por la presunta negligencia de cinco médicos del “Alemán Nicaragüense”, quienes no percibieron el caso como de importancia a pesar de que, en exámenes anteriores, Tania presentó taquicardia fetal, además de un embarazo prolongado.
Dijeron que iría directamente al quirófano
Según los relatos de Rosa María Polanco, madre de Tania, la joven fue llevada de emergencia al “Alemán Nicaragüense” el 23 de diciembre a las 11 de la noche, porque presentaba fuertes dolores. “La cuñada que la acompañaba sólo la ingresó al hospital, porque el doctor de turno le manifestó que iría directamente a quirófano”, señaló Polanco.
Sin embargo, la sorpresa fue cuando al día siguiente llegó la señora Polanco de Panamá para conocer a su nieto. En el hospital le informaron que estaba en el quirófano, pero en realidad la paciente apenas había sido examinada. El doctor Bojorge le realizó un monitoreo y un ultrasonido expresando que todo estaba bien, y que le hacían falta unos ocho días más, así que le autorizó a la mamá que se la llevara a la casa, pero que llegara al día siguiente a las 12 del mediodía.
“Cuando llegamos el 25 de diciembre, una enfermera me dijo que el doctor Vargas no me podía atender, porque estaba en el quirófano, que regresara entre las seis y las siete. Durante estos días, la enfermera le puso tres inyecciones para agilizar el parto”, expresó Polanco.
Hora triste
Cuando, por la tarde, madre e hija llegaron al hospital, Tania fue ingresada de emergencia y los doctores le hicieron saber a Polanco que el bebé venía muerto.
“El niño tiene 48 horas de muerto, me dijo un doctor”, señala tristemente Polanco. Es algo que no se explica, porque no habían pasado 48 horas desde que el doctor le realizara el ultrasonido y manifestara que todo estaba bien.
¿Negligencia médica?
Tania tenía un historial clínico muy bueno. Su embarazo se había desarrollado normal. En los últimos exámenes había presentado taquicardia fetal.
La paciente, por el tiempo de gestación que tenía –según el doctor Abraham Villanueva, director del hospital- ameritaba que se le interrumpiera inmediatamente el embarazo o que la cesarearan, pues no cabe duda que la tardanza en la atención propició la situación.
Un embarazo como el de Tania alarmó al director, pues es una joven de 28 años, con un embarazo normal y el niño había tenido un desarrollo normal, por lo que no había ningún riesgo de que falleciera en el camino.
Según Villanueva, en casos como éstos –que son urgencia- se desplaza toda programación y se le lleva al quirófano de inmediato.
¿Alguien falló?
Este caso ameritaba atención especializada, lo que no se le brindó a la paciente, a pesar que su niño tenía taquicardia, lo cual pudo ser producto del sobretiempo en el vientre de la madre, pero los doctores no siguieron los procedimientos adecuados.
Por esta razón, la dirección del hospital está realizando una investigación que se enfocará para ver quiénes tienen responsabilidades en el caso, ya que fueron cinco médicos. “Tenemos que aclarar quién fue el medico que tomó la decisión de no hacer lo que se tenía que hacer. Además, que los involucrados se responsabilicen de sus actos”, manifestó Villanueva.
“Era un niño que venía a término, claramente se ve que era normal y de buen peso; ese niño no tenía que sufrir estas consecuencias”, aclaró Villanueva.
Sanciones
Para este caso, los responsables señalados en la investigación tendrán sanciones. Entre ellas puede estar la expulsión del médico o la cancelación del contrato si fuera necesario. El gremio médico tiene una ley de salud, en donde se comprometen a dar una atención de calidad, calidez y excelencia, compromiso violado en este caso.
Por otro lado, los familiares manifestaron que demandarán al hospital, por lo que también habrá sanciones legales, de procederse como lo expresa la familia doliente.