Nacional

“Nicanor” depreda y no paga impuestos

* Alcaldes de Ometepe y Granada califican de concesión irresponsable la que se diera a los tilaperos * Una inversión que sólo deja daños a Nicaragua y gran lucro a los concesionarios

Valeria Imhof

La empresa Mares Nica Noruegos (Nicanor) nunca entregó a los gobiernos municipales un estudio técnico que demuestre que el cultivo de tilapias en el Lago Cocibolca no es perjudicial para esa inmensa fuente de agua.
La contradicción más grave reside en que mientras los alcaldes de la Cuenca del Gran Lago buscan financiamiento para sanearlo, la empresa “Nicanor” sigue usufructuando sus aguas con fines comerciales, botando toneladas de alimentos que van a parar al sustrato del mismo.
Los alcaldes de Granada y Altagracia, en la Isla de Ometepe, Alvaro Chamorro Mora y Cresencio Ruiz Oporta, respectivamente, señalaron que hasta el día de hoy esperan una explicación científica de que el cultivo de tilapias no está dañando el Cocibolca con restos de alimentos y heces fecales.
“Estamos hablando de desechos, de contaminación, y hay un proyecto de más de 14 millones de dólares de la Alcaldía de Granada con el gobierno de Luxemburgo y Alemania para el saneamiento del lago y dotar a la ciudad de una red de alcantarillado sanitario hasta de un 85 por ciento, y así evitar que se siga contaminando”, declaró Chamorro Mora.
Los alcaldes señalaron que convocarán a expertos nacionales e internacionales en el tema para que emitan una opinión al respecto. “La única forma de ventilar esto es recurriendo al expediente científico, y con opiniones calificadas tanto en el país como en el extranjero”, opinó Chamorro Mora.
“Gobierno irresponsable”
El alcalde de Altagracia, Cresencio Ruiz, responsabilizó al gobierno de esta situación, porque aprobó la concesión ignorando a los gobiernos municipales. “El gobierno tiene culpa porque dio esa concesión sin hacer ninguna consulta a la población y las alcaldías”, comentó Ruiz.
Además de usufructuar las aguas del lago, es decir de todos los nicaragüenses, la empresa “Nicanor” no paga ni un centavo a la Alcaldía de Altagracia, municipio donde se desarrolla el proyecto.
“Llevamos al gerente de ‘Nicanor’ hasta Amunic y dijo que no iba a pagar porque la ley los inhibe. Entonces no sabemos para qué está esta empresa si sólo nos está dejando contaminación”, dijo Ruiz.
El Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific) otorgó la concesión a “Nicanor” en las aguas del lago, en el sector de San Ramón, pero luego extendió el permiso en la bahía del mismo nombre, cubriendo prácticamente todo el sector turístico de la Isla de Ometepe. La concesión fue entregada a “Nicanor” cuando fungía como gerente de esta empresa Patrick Bolaños, sobrino del presidente Enrique Bolaños.
El Gobierno de Nicaragua y la Alcaldía de Granada solicitaron oficialmente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la nominación del lago como un sitio natural del Patrimonio Mundial de la Humanidad, por eso los alcaldes no se explican cómo el Mific está avalando un proyecto de este tipo en el Cocibolca.
El Lago de Nicaragua tiene una extensión de ocho mil kilómetros cuadrados y está considerado como el principal cuerpo lacustre de Centroamérica. Su cuenca contiene más de un treinta por ciento del territorio nacional y casi al setenta por ciento de la población nicaragüense.