Nacional

Dos nicas en asalto frustrado a banco tico

* Uno de los antisociales resultó herido en la pierna y abdomen

Corresponsal Costa Rica

Dos nicaragüenses y un tercer sujeto, cuya identidad se desconoce, intentaron asaltar ayer a las once de la mañana, una sucursal del Banco de Costa Rica (BCR), en Paseo Colón, San José, con pistolas de plástico.
La acción se quedó solo en un intento fallido, ya que los guardas de seguridad de la entidad bancaria lograron detectarlos cuando pretendían cometer el delito.
Durante la acción, Juan Antonio Ortiz Prado, de 35 años, resultó con dos heridas de bala, una en la pierna y otra en el estómago. Fue trasladado al hospital San Juan de Dios.
El otro nicaragüense, Agustín López Bravo, de 39 años, fue capturado cuando intentaba escapar del banco. Ambos quedaron en manos de la Fiscalía para la debida acusación.
El tercer sujeto logró huir en un vehículo Toyota Land Cruiser blanco, y, hasta la tarde de ayer, se desconocía su paradero.
Enfrentó al guarda con arma de juguete
Según declaraciones de los testigos, los tres asaltantes ingresaron al BCR haciéndose pasar por clientes. Cruzaron el dispositivo de seguridad sin problemas, porque las armas que portaban eran de plástico.
Uno de ellos sacó un papel y se lo dio a una cajera indicándole que se trataba de un asalto. En tanto, los guardas no apartaban la mirada de los otros dos sujetos, porque ya habían notado algo extraño. De inmediato, activaron las medidas de seguridad.
Ortiz Prado fue detectado por uno de los vigilantes cuando intentaba sacar un arma de un bolso. Al no obedecer la advertencia de soltar el arma, el vigilante le disparó en una pierna, sin embargo, aun así, opuso resistencia. El agente se vio obligado a dispararle en el abdomen. De ese modo se frustró el asalto.
"La movilización y la intervención de la Fuerza Pública fue fulminante, coordinada y exitosa", declaró el director general de la Seguridad Pública. Navarro informó que Ortiz Prado fue trasladado con custodia policial al hospital San Juan de Dios, mientras que López Bravo fue puesto a las órdenes del Ministerio Público.
En el caso de Agustín López Bravo, de 39 años, se logró confirmar que trabajaba como guarda de seguridad en una empresa cercana al banco que intentó asaltar con los otros dos sujetos. Vivía en Heredia con su esposa de origen costarricense, con quien tiene dos hijos.
Un vecino de Agustín declaró que este lunes incluso estuvo con el nicaragüense disfrutando del tope. Lo catalogó como una persona “tranquila, llevadera y que no se metía con nadie”, por lo que le sorprendió que estuviera involucrado en un hecho delictivo.