Nacional

Aberrado violaba a tres menores

* Mujer expone ante autoridades bochornoso caso que estremeció a moradores de “Lomas de Guadalupe”

Ernesto García

Estupefactos. Así se encuentran los habitantes del asentamiento “Lomas de Guadalupe”, ubicado en el extremo noreste de Managua, tras conocer que un hombre de 46 años presuntamente violaba desde hace varios meses a los tres hijos de su ex cónyuge.
La bochornosa historia salió a luz pública ayer, cuando la madre de los menores, una mujer de 29 años y de oficio doméstica, denunció en la Estación Seis de Policía que su ex pareja abusaba sexualmente desde hace tres meses de sus pequeños hijos de 6, 4 y un año de nacido. La menor de las criaturas es una niña que procreó con el hombre que ahora es buscado por la Policía.
A como suele suceder en estos abusos sexuales ocurridos en el hogar contra menores, este caso está antecedido de una historia de violencia doméstica, porque tanto la denunciante como los vecinos del asentamiento Lomas de Guadalupe aseguran que la madre de los niños presuntamente abusados también era víctima de golpizas y hasta de violaciones por parte del presunto aberrado sexual.
De acuerdo a la denuncia presentada en la Estación Seis de Policía por la mujer de iniciales ML, su ex pareja identificado por las iniciales M.M, aprovechaba que los niños quedaban solos en casa para abusar de ellos cuando ella salía a trabajar como doméstica en la zona de Villa Libertad.
La amenazaba con matar a niños
Preguntada la mujer por qué no había denunciado los hechos con anterioridad, respondió que sentía miedo. “Él me decía que si yo lo denunciaba mataría a los niños”.
La versión dada por la denunciante en la Policía, es similar al relato dado por algunos vecinos de Lomas de Guadalupe, quienes aseguraron a EL NUEVO DIARIO que la madre de los infantes desde hace tres meses se quejaba que su ex pareja, además de obligarla a tener sexo con él contra su voluntad, también abusaba de los niños.
“Ella venía a llorar donde nosotros y nos contaba que las sábanas de los niños amanecían llenas de sangre, y otras señales inequívocas de violación”, relató una vecina que pidió no fuera revelado su nombre por razones obvias.
Mientras tanto, las autoridades policiales de la Estación Seis, esperan tener hoy los dictámenes médicos que certifiquen los abusos sexuales de los que presuntamente fueron víctimas los niños y su progenitora, para remitir el caso al Ministerio Público.