Nacional

Tribunal ampara a “Ágave Azul”

* El recurso fue contra la decisión de la Superintendencia de Bancos, por lo que la Fiscalía continuará sus investigaciones

Lizbeth García

Los magistrados de la Sala Civil Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua ampararon a los apoderados de Ágave Azul S.A. y mandaron a suspender de oficio los efectos aún no consumados derivados de la resolución administrativa mediante la cual la Superintendencia de Bancos (SIB) ordenó el cierre de la empresa desde el primero de diciembre, la que ahora podrá reiniciar operaciones.
La apoderada legal de Ágave Azul, Dinorah Sofía Peugnet, indicó que el amparo “tiene que detener” las investigaciones que la Fiscalía realiza sobre las operaciones de la empresa, porque precisamente lo que solicitaron a los magistrados fue la suspensión del acto reclamado.
Pero la secretaria ejecutiva del Ministerio Público, Delia Rosales, apuntó que las investigaciones continuarán porque Ágave Azul se amparó contra la Superintendencia de Bancos y no contra la Fiscalía.
“En todo caso el acto administrativo suspendido es la resolución donde la SIB les ordenó abstenerse de realizar sus operaciones. Nuestra investigación sigue”, recalcó Rosales, quien informó que como parte de esas pesquisas el viernes pasado solicitaron a través la Procuraduría General de la República la inmovilización de las cuentas que Ágave Azul tiene en el exterior.
Según la SIB, desde que Ágave Azul inició operaciones en Nicaragua en mayo de este año, supuestamente ha transferido unos tres millones de dólares a bancos de Texas, en Estados Unidos, de los fondos captados entre 13 mil 500 clientes en Nicaragua, actividad que supuestamente realizaban sin estar autorizados, porque la sociedad se inscribió ante la Dirección General de Ingresos como importadora y vendedora de licor y mercadería en general.
Por todo eso, además del cierre la SIB ordenó a Ágave Azul el pago de una multa de cien mil córdobas, dinero que no se sabe si la empresa pagó o no porque la representante legal de Ágave Azul declinó contestar mayores preguntas ayer, porque aún estaban analizando la resolución del Tribunal de Apelaciones.
Lo que la apoderada legal de Ágave Azul sí dijo es que pese al cierre estaban operando normalmente, pero con ciertas limitaciones porque la Policía se llevó cierta documentación de los promotores.
La Secretaria Ejecutiva de la Fiscalía explicó que precisamente toda esa documentación está siendo analizada por la Dirección de Investigaciones Económicas de la Policía Nacional con el auxilio de un grupo de auditores. Hasta que concluyan habrá un informe final y finalmente se sabrá si hay mérito para ejercer o no acción penal.
Aunque no fue posible conversar ayer con el superintendente de bancos, Víctor Urcuyo, se conoció que la sentencia ya le fue notificada, al igual que al procurador general Alberto Novoa. Ambos funcionarios deberán remitir un informe del caso a la Corte Suprema de Justicia, que conocerá el fondo del asunto.
Para dictar la sentencia, ante la ausencia de Mario Barquero Osorno, los magistrados liberales de la Sala Civil Uno tuvieron que llamar a integrar sala a la magistrada Perla Arróliga, quien es parte de la Sala Civil Dos.
Vale decir que la sentencia estaba lista desde el 16 de diciembre, pero fue notificada hasta el 19 de diciembre porque por un error de digitación se escribió 16 de noviembre donde debía decir 16 de diciembre, y hubo que rectificarla.
La Sala Civil Dos del Tribunal de Apelaciones aún tiene en sus manos un segundo amparo promovido por los personeros de la empresa, pero éste aún no ha sido resuelto.