Nacional

Se complica futuro de atención médica


Lucía Navas

Desde hace ocho semanas a la población se le niega la atención médica en los hospitales públicos. Nada indica que vaya a cambiar en enero, pues el conflicto entre los dirigentes de la Federación Médica y el Gobierno por la exigencia de incremento salarial, en lugar de apaciguarse va a “incendiarse”, pues paradójicamente uno de los dirigentes médicos que ha demostrado mayor mesura en las negociaciones vislumbra un escenario donde los galenos serán golpeados y hasta apresados por la fuerza pública
El pediatra Léster Espinosa Zapata es el Secretario General de Federación Médica en el Hospital Alemán-Nicaragüense y dirigente del gremio a nivel nacional. Es de los dirigentes que alegaban por dar una tregua en diciembre, e incluso que la huelga no continuara mientras hubiese negociaciones.
La propuesta no caló entre sus colegas, quienes no quisieron pasar por “blandengues” ante el Gobierno; ahora el Dr. Espinosa considera que fue la mejor decisión, pues lo que ve venir el próximo año es una “trampa” que montará el Ministerio del Trabajo (Mitrab), de la cual los médicos no saldrán triunfadores.
Los galenos exigen que se les pague como mínimo 1,200 dólares al mes, para dejar de ser los peor pagados en Centroamérica, en el acuerdo firmado por el Gobierno de 1998, que puso fin a la huelga de ese año que duró cuatro meses.
“En el punto 10 de ese acuerdo afirma que se formaría una comisión entre el Minsa, el Ministerio de Finanzas, el Banco Central y el Movimiento Pro Salario para que en los siguientes años se revisen los ingresos del país y se decida el incremento salarial. Ese punto sigue pendiente hasta ahora, y es por ello que metimos un recurso ante la Corte Suprema, quien nos dio la razón, lo que obliga al Minsa a sentarse con los médicos a hacer la revisión y dar el incremento salarial”.
La ministra de Salud insiste en que les han cumplido, pues les han incrementado el salario en más del 100% en estos años.
Se han dado aumentos salariales arbitrariamente, pero no se ha conformado la comisión para ver los ingresos que ha tenido el país para que de acuerdo a esos, irnos aplicando el porcentaje.
Sí cumplieron una parte del acuerdo, el ciento por ciento de aumento en el 98 y el 50 por ciento en 1999. Hubo un ajuste de 80 córdobas en 2001, y después no dieron más, hasta el año pasado, que fue del 60 por ciento, pero no en base al acuerdo, sino por decisión de la Asamblea Nacional.
¿En qué se basan para sostener que el ajuste sea del 140 por ciento?
En el informe ad hoc de tres economistas de mayor prestigio en Nicaragua, como son Jaime Espinosa Serrano, Sergio Santamaría y René Vallecillos, donde sostienen que las sobre recaudaciones de impuestos permiten que nos paguen bien. Pedimos llegar a la nivelación centroamericana. En Honduras se les paga 1,300 dólares, en El Salvador 1,500, en Guatemala 1,700, los ticos y los panameños andan en los dos mil dólares, y nosotros en Nicaragua apenas en 350 dólares.
Pero se les critica que los médicos, sobre todo los especialistas, no trabajan las horas por las que se les paga.
La Ministra de Salud nos acusa que no cumplimos con la jornada laboral, pero le podemos refutar con un dictamen del Ministerio del Trabajo que dice que la costumbre se hace ley, y si un médico toda la vida en este país se ha ido de los hospitales públicos a las 12 del día, entonces su jornada es de 7 a 12.
¿Pero a todo trabajador se le paga las horas por las que trabaja?
El Minsa lo ha dejado así porque sabe que realmente el salario que devengamos no es justo, y debemos rebuscarla por otro lado. Un médico saliendo de los hospitales públicos no es que se va a cruzar de piernas, la mayoría --que no tiene consulta privada-- va de “jornalero” a una empresa médica previsional, donde lo explotan también.
También se les critica porque muchos dejan descuidada la consulta en los hospitales públicos por atender su consulta privada.
Eso no es así, porque en el hospital uno atiende a los pacientes que se le programa. Cuando llego al Hospital “Alemán” la enfermera me dice que tiene tantos pacientes programados, lo cual se hace de acuerdo a la admisión.
¿Pero al querer más salario aceptarán respetar la jornada laboral?
El planteamiento a la Ministra ha sido que después que se me pague lo justo entremos a revisar el salario por hora. Cuando nos paguen 200 dólares la hora muchos médicos sólo querrán trabajar cuatro en el Minsa.
¿Hasta dónde están dispuestos a flexibilizar sus demandas, entendiendo que el Gobierno se resiste darles lo que piden por respetar el acuerdo con el FMI?
El Gobierno pudo evitar la huelga, pero no supo negociar con el Fondo Monetario, a quien debió decirle: “No puedo aceptar la imposición de sólo dar el 9 por ciento de aumento salarial porque tengo un compromiso con los médicos”. Fue irresponsable.
¿Cuánto es lo menos que aceptan?
Hemos dicho que el 70 por ciento de aumento, incluso menos, y hasta que se nos nivele el salario en los próximos tres años. El problema es que los ministros no quieren firmar un acuerdo de ese tipo porque dicen que no saben si van a poder darlo después.
El Mitrab convocará al tribunal de arbitraje en enero. ¿Asistirán? ¿Creen que se pueda solucionar el conflicto?
Esperábamos eso, pero entramos en desventaja porque el árbitro es el Ministerio del Trabajo, y siendo supeditado al Presidente al igual que el Minsa, la decisión será contra los médicos. Estamos dispuestos a negociar, pero que sea eso, no que al final el Mitrab se pliegue a la orden del FMI, que lo más probable es que nos vayan a dejar con el incremento del 15 por ciento.
De ir tendrán que deponer la huelga automáticamente, según la ley.
Lo sabemos. Tenemos la obligación de asistir, sabiendo que tenemos las de perder. Por eso vamos a realizar varias asambleas para informar a las bases que tenemos dos opciones. Si asistimos tenemos las de perder, pero si no lo hacemos nos declaran en la ilegalidad y significaría que nos van a correr. De suceder, pediremos apoyo a los estudiantes universitarios y a todos los sectores a la protesta.
La contrapropuesta del Gobierno es darles otros beneficios, ¿por qué los siguen rechazando?
Aunque le moleste a la Ministra, son “confites” lo que nos quieran dar, ya que por el seguro de vida de 100 mil córdobas el Minsa va a pagar 60 córdobas por cada médico, porque los cinco millones de córdobas que pondrán son para el seguro de todos los trabajadores de la Salud. Sobre la vivienda, lo que pedimos es que la hagan acorde al médico; que vamos a pagarla.
¿Cómo es una casa acorde a un médico?
Con tres cuartos, sala, comedor y un espacio para ampliarla. Hablamos que cueste entre 40 a 50 mil dólares. Pero para poderla pagar necesitamos que se nos incremente el salario, porque lo que ganamos en el Minsa sólo ajusta para cubrir el recibo de agua, luz, teléfono y resto de servicios básicos. Si no tuviera la consulta privada mi familia no comería, y mis hijos no fueran a la escuela.