Nacional

BM demanda dirigir nuestra Educación

*Ministro García dice que “no cederá del todo” y ya anuncia cerca de 300 despedidos en la administración *Banco Mundial en su informe requiere que se profundice la autonomía, cuyo experimento está en crisis, lo que acabaría con la precaria gratuidad

Lucía Navas

El Banco Mundial en un informe sobre el sistema educativo de Nicaragua, lo califica de “ineficiente” y por ello “recomienda” al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD) se someta a una reestructuración total en la administración que implica recorte de personal, y se acelere el proceso de autonomía escolar a fin de que todas las escuelas públicas entren a este modelo.
Eso, en palabras más claras, significa acelerar la privatización de la enseñanza pública y terminar con la precaria gratuidad que ha venido manteniéndose.
No cederá del todo
El documento lo tiene el ministro de Educación, Miguel Ángel García, quien reconoce la presión del organismos financiero internacional, a la cual asegura que no cederá del todo, pero acepta ejecutar la reforma en la administración como en el contenido curricular, pero ceñida a lo que el MECD considere necesario.
Demandan consultores extranjeros
En el documento se concluye que para poder avanzar en la descentralización de la educación se requiere una reingeniería en las políticas educativas que sea dirigida por una unidad de consultores y asesores del organismo, que serían pagados con financiamiento que pondría el Banco Mundial en concepto de préstamo que al final los nicaragüenses pagaríamos.
Al ministro Miguel Ángel García le desagrada la idea de hacer cambios impuestos en los pénsum educativos y afirma que no permitirá la unidad de consultores extranjeros en el MECD, ya que las reformas se están ejecutando por los técnicos nacionales, las cuales “van dirigidas a que los estudiantes al terminar la secundaria sean competitivos, pues aprenderán un oficio y no saldrán sólo con un diploma de bachiller en ciencias básicas”.
“Al currículo se incluirá –-dijo-- la educación sexual, enseñanza vial y sobre el medio ambiente” para que los estudiantes adquieran valores que han perdido y sepan vivir con su entorno.
Habrá despidos masivos
Pero a lo que ya cedió el Ministro es a disminuir la estructura del MECD Central, y sabe que la decisión le causará problemas, pues si bien la cantidad de trabajadores a despedir todavía no se define, se acerca a los 300.
García dice que lo hará porque es gente que no necesita, ya que son supernumerarios que le heredaron a los cuales se les paga salarios que superan, en algunos casos, los dos mil dólares, que le significan un excesivo gasto.
“Los cambios en la administración son más difíciles que en lo educativo, porque antes se manejaban por proyectos donde cada uno era un reino, y mucha gente estaba acostumbrada a lo que se le daba la gana (...), por aquí debe entenderse que las cosas son distintas”, dijo.
Aunque asegura que su ánimo no es provocar “una estampida”, el próximo año “la reingeniería” en el Ministerio se hará con financiamiento del Banco Mundial, que permitirá dar una “jugosa” indemnización a cada trabajador, que será de cinco veces el salario, y si se le autoriza también entregar un bono adicional, aparte de las prestaciones que por ley el MECD pagará.
Una explicación “matemática”

La explicación que da para hacerlo, es que si se tienen en el país las 8,880 escuelas que habían hace cinco años, pero 4,700 ahora son autónomas, y en ese mismo período se disminuyó en el nivel central de 1,200 a 852 empleados, “si hemos bajado el número de colegios a la mitad, y cada una de las escuelas es autónoma ¿para qué necesito toda esa gente?”
“Si antes todo el trabajo que se hacía era manual, pero ahora en gran parte es computarizado, ¿para qué necesito 852 personas? (...)”, argumento el Ministro diciendo que una estimación preliminar de su equipo técnico arroja que el MECD Central se puede manejar con 500 funcionarios.
No obstante, dijo que a unos 100 trabajadores solo los moverán de puestos, y siendo que son la mayoría maestros en labores administrativas los trasladarán a las escuelas.
También se tiene planeado darles cursos de profesionalización a los 70 guardas de seguridad del MECD, a fin de poder convertirlos en asistentes de contabilidad, de oficina o de computación para que “en lugar de mandarlos a la calle sólo con su indemnización, puedan entrar a trabajar en otro lado”, incluso en el mismo MECD.
“Al año se jubilan como mínimo 30 funcionarios en las distintas delegaciones, y en lugar de contratar a otros, mejor dispongo de la gente que voy a preparar”, refirió.
“La idea es hacer esto lo menos traumático posible”, aseguró, y para conseguirlo previo al recorte va a analizar la situación con todo el personal, incluidos los sindicatos, a quienes explicará que es necesario “ordenar la casa”.