Nacional

Misa Campesina y clamor de justicia

* No buscan, dijeron, ni revanchismo ni venganza, sólo la verdad, y rechazan indignados el que se haya dicho que están siendo manipulados

Bajo los siempre impresionantes cánticos de la misa campesina, fueron recordados ayer en la Iglesia San Pablo Apóstol de la Colonia Nicarao, Carlos Roiz Sotomayor y Ernesto Cantillano Álvarez, muertos ocho días atrás por el violento encontronazo que contra su carro dieran dos bólidos que se disputaban a enorme velocidad la carretera, cruzando ambos en rojo el semáforo de la segunda entrada a la Colonia Centroamérica.
Durante la misa, William Roiz Murillo padre de una de las víctimas, hizo un recorrido por la vida de su hijo, a quien calificó de muchacho ejemplar como familia, como estudiante y como empresario emprendedor.
William expresó que mientras ellos vivan, también vivirá en sus corazones y en sus recuerdos la sonrisa y el optimismo de Carlitos.
Siguen demandando justicia
Sobre las circunstancias del accidente, William manifestó lo siguiente:
“No puedo terminar estas palabras sin referirme a la situación actual en que nos han metido los que truncaron las vidas de mi hijo, Carlitos, y de su amigo Tito Cantillano Álvarez, que también es parte de mi familia”
“Por el informe que se nos leyó en la Delegación Cinco, sentimos que las autoridades de Policía a sus niveles más altos, no han actuado profesionalmente, y sobre todo algunas del Distrito Cinco, lo cual lamentamos mucho por la imagen de esa institución de seguridad. El dolor y nuestros sentimientos, les aseguramos, no perturban nuestra razón y nuestra lógica sobre lo acontecido.
Ni venganza ni revanchismo
“Las familias Roiz y Cantillano, no tenemos ánimo de venganza ni revanchismo contra nadie. Sólo queremos conocer la verdad y que no se nos esté tratando de engañar en relación con el conductor de la camioneta que pertenece a la Secretaría del FSLN, concretamente a nombre del señor Francisco López, quien se ha involucrado de forma preocupante en esta tragedia”.
“Hemos esperado un acto de contrición que nunca se dio, de parte del verdadero conductor, que lo enaltecerá”
“Tenemos la certeza --y lo mantendremos en el proceso judicial que se inicia mañana lunes ante las autoridades-- de que la persona que aparece en el informe de la Policía como supuesto conductor de la camioneta “Prado” en el momento del trágico accidente, no era quien la manejaba, aunque lo pudo hacer durante el día, y en su momento todo el pueblo de Nicaragua sabrá que no es el conductor, sino que fue suplantado, dejando a dos jóvenes muertos. ¿Por qué ocultar la verdad? Nosotros no estamos inventando nada, hay personas que vieron lo que pasó que van a declarar esta próxima semana en la Policía o la Fiscalía del Distrito Cinco. Porque no sería justicia para nuestros hijos sentar en el banquillo de los acusados a un inocente, queremos estar seguros de que el señalado es el verdadero responsable”
Indignados por alusión a ser manipulados
“Las dos familias no hemos aún acusado a nadie, nunca hemos señalado a nadie, nunca hemos pensado hacer daño a nadie. Nos indigna que alguien diga que estamos siendo manipulados como sino fuéramos personas pensantes, capaces y claras políticamente, y como he dicho siempre, rechazamos toda manipulación política partidaria venga de donde venga. Ésta es una tragedia, es un caso de justicia, que no debe quedar impune por el bien de todas y todos los nicaragüenses. Jamás hemos sido marionetas de nadie”
“Quienes me conocen saben cómo pienso, cómo he actuado toda mi vida, y quiénes son las familias Cantillano y Roiz. Esperamos que las autoridades de Policía reflexionen, que la Fiscalía actúe con energía, que las autoridades judiciales demuestren ante toda Nicaragua que son imparciales, que todos los nicaragüenses somos iguales ante la ley, que como se dice: La justicia debe ser ciega”.