Nacional

Disturbio en La Carpio

* Todo comenzó con una llamada de emergencia * Luego todo se transformó en una lluvia de piedras y ataque a delegación * Respuesta policial a balazos con los resultados de un muerto y varios heridos

Corresponsal en Costa Rica

Un nicaragüense murió ayer en Costa Rica de un impacto de bala supuestamente de la Policía, mientras otros cuatro se encuentra en el hospital capitalino gravemente heridos, producto de una confusa situación ocurrida en la ciudadela La Carpio, en La Uruca, San José, donde se reportan otros dos nicaragüenses detenidos junto a tres ticos.
Norman Ramón Gutiérrez, de 28 años, es la víctima que se suma a la lista de nicaragüenses que pierden la vida en este territorio, mientras otros cuatro luchan por recuperarse de varios impactos de bala en el Hospital México.
Estos últimos son: Róger Antonio Traña Valladares, de 23 años, quien fue alcanzado por una bala que le perforó la cabeza; Geovanni Rocha Hernández, de 17, quien presentaba heridas en su extremidad inferior derecha a la altura del muslo; Francisco Román Lira, de 19, con heridas de bala en el hombro derecho, y Francisco Dixon Hernández, de 15 años, con herida de bala en un hombro.
Policía rectifica
La Policía de San José ayer emitió un comunicado donde informaba que la víctima y los heridos eran costarricenses, pero en horas de la tarde rectificaron informando que todos son nicaragüenses.
Un llamado al 911
El Director Regional de la Policía, comisionado Randall Picado, ayer detalló que a la medianoche del sábado los oficiales recibieron un pedido de auxilio de una mujer nicaragüense de apellido Rodríguez, a quien su compañero estaba agrediendo en esta zona de La Uruca.
De inmediato, dijo que movilizaron al efectivo Randall Carrillo López al mando de un número de oficiales, quienes se desplazaron hasta el sitio ubicado frente a la pulpería La Amistad, pero el supuesto agresor de la mujer ya se había marchado.
“Los policías se encontraron con dos jóvenes, uno de los cuales tenía varias piedras en sus manos, por lo que ante la actitud agresiva que mostró ante los policías, éstos le ordenaron que botara las piedras”, reza el último comunicado de los uniformados.
En este documento la Policía asegura que un sujeto de apellidos López Lira le lanzó varias piedras al oficial Carrillo López, quien resultó herido en su mejilla izquierda, y por eso procedieron a detenerlo y llevarlo a la caseta policial a las 12:15 de la noche.
Este comunicado no fue bien recibido por los habitantes de La Carpio, quienes aseguran que se trataba de una redada policial para dar con el supuesto agresor de la mujer, lo que desencadenó una lluvia de piedra por parte de varios jóvenes que trataban de evitar el operativo.
“Tras la captura del sospechoso, al ser las 00:15 de este domingo, una turba empezó a atacar la delegación con piedras, cócteles “molotov” o bombas caseras y armas de fuego, por lo que ellos (los policías y el detenido) tuvieron que refugiarse dentro de la caseta por algunos minutos”, agrega la nota policial.
El comisionado Randall Picado confiesa en el informe que debido a esta situación los oficiales se refugiaron en la delegación policial ubicada en La Carpio, y tuvieron que hacer uso de sus armas de reglamento para repeler la lluvia de piedras.
Balazo en el pecho
En medio del enfrentamiento que se desató, Norman Ramón Gutiérrez fue alcanzado en el pecho por una bala y fue trasladado al Hospital México, donde posteriormente falleció. Róger Antonio Traña también recibió un balazo en la cabeza cuando intentaba cerrar la puerta de su casa para evitar involucrarse en el conflicto, mientras los demás aparecieron sangrando.
Uno de los policías tenía su vehículo dentro de esta delegación y pudo escapar junto con otros efectivos, según el parte policial, pero el automóvil resultó con daños en los vidrios y el costado derecho. Picado aseguró que esta “agresión” dejó totalmente destruida la delegación, “lo que evidencia la violencia con que actuaron los revoltosos”.
Pegan fuego a delegación
La delegación policial de Mata Redonda, a la cual pertenece la Subdelegación de La Carpio, informó que destrozaron los equipos de comunicación, los escritorios y otros enseres, para finalmente prenderle fuego en su totalidad.
Para controlar la situación, la Policía informó que requirió de al menos seis patrullas con sus respectivos oficiales de Mata Redonda, Hatillo, Tibás y la Dirección Regional de San José; quienes desencadenaron un operativo que concluyó en la captura de cinco sospechosos, quienes fueron puestos a la orden del Ministerio Público.
Cinco capturados, tres de ellos, ticos
Entre los capturados mencionan a dos nicaragüenses de apellidos Parrales Vargas y López Lira. Este último de 19 años. Los otros tres sospechosos supuestamente son costarricenses de apellidos Castillo Obando, y dos mujeres de 16 y 19 años, de apellidos Madrigal Umaña.
“Toda la cooperación requerida por las autoridades judiciales, con el fin de esclarecer la muerte del nicaragüense Norman Román Gutiérrez, la está brindando la Fuerza Pública”, dijo Picado.
Los vecinos de La Carpio manifestaron su preocupación porque la Policía abandone la comunidad a raíz del conflicto. No obstante, el director de la Fuerza Pública, Walter Navarro, adelantó que reforzarán la vigilancia y determinarán si conviene reconstruir o trasladar la delegación.