Nacional

Primera dama hondureña en escándalo con periodistas


La primera dama de Honduras, la española Aguas Ocaña, terminó abruptamente con la reunión navideña que su marido, el presidente Ricardo Maduro, sostenía con unos 300 periodistas de los medios hondureños, al protagonizar un escándalo con la editora de la columna de chismes “Pildoritas” del diario La Tribuna.
El escándalo ocurrió el viernes pasado en la Casa Presidencial, porque la esposa de Maduro no soportó la presencia de Ninfa Arias, una de las dos editoras de “Pildoritas”, que publicó que Ocaña, al dejar su actual posición, emplearía a sus actuales principales asistentes en una fundación que creará con fondos de Europa.
Ocaña dijo a Arias “eres una mentirosa", lo que desató el enfrentamiento, porque la editora respondió "la mentirosa es usted".
La Primera Dama solicitó entonces a su esposo, el presidente Maduro, que echaran a Arias del encuentro, pero el mandatario hondureño le respondió que no era posible hacerlo. "Cariño, no es posible que una persona indeseable esté aquí... ella me ha hecho mucho daño, y tienes que ordenar a la seguridad que la saquen".
Termina con fiesta navideña
Molesta con la respuesta de su esposo, la primera dama se apoderó de un micrófono y dijo que "la columna Pildoritas de La Tribuna es una vergüenza para el periodismo de este país. Muchas de las cosas que allí aparecen son mentiras... y no puedo consentir que difamen mi nombre".
El escándalo motivó al presidente Maduro a abandonar el local, seguido de Aguas Ocaña. La posición de la Primera Dama motivó a Blanca Moreno, otra editora de “Pildoritas” a pedir al resto de periodistas salir de la reunión, lo que hicieron muchos que allí se encontraban.
Los diarios en su portada destacaron el escándalo ocasionado por la Primera Dama, cuyo temperamento es bastante fuerte y con la cual Maduro ha estado casado desde octubre de 2003. La española Ocaña trabajaba en la embajada de España en Tegucigalpa cuando conoció a Maduro en enero de 2001, iniciando un romance que terminó en matrimonio, luego de dimitir del cargo que su país le había asignado en Nápoles, Italia, luego de haber trabajado en Honduras.