Nacional

Farmacias piden a Minsa aclarar lo de Nifedipina

* Al parecer hubo una rectificación en El Salvador de la agencia de control de fármacos de EU

Valeria Imhof

Los propietarios de farmacias de Managua demandaron al Ministerio de Salud (Minsa) que dé a conocer públicamente el nombre del laboratorio que supuestamente introdujo en Nicaragua de manera adulterada el medicamento genérico Nifedipina para tomar cartas en el asunto.
“Queremos alertar a nuestros asociados para no comprarle a ese distribuidor que está vendiendo el fármaco adulterado, pero desafortunadamente las autoridades del Minsa no sé si es que omitieron por olvido o encubrimiento el nombre del laboratorio que fabrica esa Nifedipina, mientras tanto la población seguirá consumiendo ese medicamento”, manifestó el presidente de la Asociación de Farmacias Unidas de Nicaragua (AFUN), Alberto Lacayo, que aglutina 400 farmacias en todo el país.
Lacayo advirtió que en Nicaragua hay muchas marcas comerciales de Nifedipina que se venden en las diferentes farmacias del país.
“Es urgentísimo que el Minsa se pronuncie revelando la identidad del laboratorio, del fabricante y del distribuidor en Nicaragua, si es que existe, para que las farmacias privadas detengamos la compra de ese producto y no sigamos abasteciendo al público con una medicina adulterada que puede matar a la gente”, dijo Lacayo.
Por su parte, el doctor Miguel Ángel Martínez, médico especialista del Área de Emergencias del Hospital “Roberto Calderón”, explicó que la Nifedipina es un antihipertensivo “muy bueno” y recomendó que a la hora de la prescripción, los pacientes se fijen muy bien que la cajita diga su nombre.
El galeno explicó que se prescribió el uso de la Nifedipina por la vía sublingual debido a problemas con el ritmo cardíaco, pero “por la vía oral es un antihipertensivo muy recomendable”, añadió.
Martínez insistió en revisar el contenido de la cajita del fármaco para corroborar que su contenido sea Nifedipina. “El fármaco tiene nombres distintos, pero lo importante es que la gente se fije en su contenido, aunque el nombre comercial diga por ejemplo Adalat”, señaló.
El médico indicó que la Nifedipina tiene unos siete años de estar utilizándose en Nicaragua y no está dentro de la lista básica del Minsa por su costo elevado.
Unos doce laboratorios nacionales producen o distribuyen la Nifedipina en Nicaragua y muchas veces es importada de El Salvador, Guatemala u Honduras. “Por eso es importante saber el nombre del laboratorio que está comercializando ese producto para no seguirlo expendiendo en las farmacias privadas, porque de momento no sabemos y tendríamos que retirar 10 ó 15 nifedipinas que hay en el país con diferentes nombres, unas que se comercializan con el nombre genérico y otras con nombres comerciales”, dijo Lacayo.
Señaló que este fármaco es “excelente” y que esta situación puede crear desconfianza en todos los laboratorios que lo fabrican. “El Minsa debe dar a conocer la identidad del laboratorio que lo adulteró porque con la salud no se juega y mucho menos con la presión arterial, que te puede dejar el resto de tu vida en una silla de ruedas o en el peor de los casos matarte”, reafirmó Lacayo.
La Food And Drugs Administration (FDA), agencia de control de alimentos y fármacos de Estados Unidos, inició una investigación a principios de este año sobre una variación de la Nifedipina con Atenolol, que produce laboratorios Rowe, en República Dominicana y que se estaba distribuyendo en los Estados Unidos. El 29 de marzo se pronunció explicando que esa combinación no es válida en ese país, pero en el mes de septiembre determinó que su venta no es perjudicial para la salud. Mientras en El Salvador, donde su uso había sido cuestionado por no cumplir estándar de calidad, ya se está utilizando nuevamente.