Nacional

Familias Roiz-Cantillano no se darán por vencidas

* Fiscal auxiliar dice que resolverá hasta el lunes tener como parte a los ofendidos y tomar las testificales requeridas

Ernesto García

La Fiscalía dispuso darse hasta el próximo lunes para decidir si ordena a la Policía tomar las declaraciones a los diez testigos propuestos por las familias Roiz- Sotomayor y Cantillano-Álvarez, quienes exigen justicia por la muerte de los jóvenes Carlos Alberto Roiz y Ernesto Cantillano.
Según los familiares de los dos jóvenes que murieron en un brutal accidente la madrugada del pasado domingo, los deponentes propuestos por ellos revelarán la identidad de los ocupantes de la camioneta Toyota, propiedad de la Secretaría del Frente Sandinista, involucrada en el violento accidente donde murieron los jóvenes profesionales.
La decisión de la Fiscalía, que será hasta el lunes que se conocerá si admitirá a los testigos propuestos por las familias Roiz-Sotomayor y Cantillano-Álvarez, le fue comunicada a éstos y a su abogada Ana María Vado por la fiscal auxiliar Verónica Nieto.
“La fiscal Nieto ha dicho que será hasta el lunes cuando decidirá si se toma declaraciones a los diez testigos oculares que hemos propuesto, y con los que se demostrará que el chofer de la camioneta Toyota no es Erwin José González Rivera”, aseguró Vado.
Policía acomoda otra versión
Aunque los familiares de Carlos Alberto Roiz y Ernesto Cantillano sostienen que la camioneta Toyota era conducida por otro chofer que no es Erwin González Rivera, el jefe de Tránsito de la Estación Cinco de Policía, subcomisionado Julio Sánchez, sostuvo en rueda de prensa que González era quien manejaba la camioneta al momento del fatal encontronazo.
“Tenemos las declaraciones de los dos escoltas (de Daniel Ortega) y de un periodista, de que la camioneta era conducida por Gonzáles desde que salieron de Tola, Rivas, hasta llegar al lugar del accidente”, aseguró Sánchez, pero no aclaró por qué la Policía no capturó a nadie a la hora del encontronazo.
El jefe policial no supo explicar cómo es que González, a las pocas horas de que fue llevado a la Estación Policial por el tesorero del Frente Sandinista, Francisco López, fue puesto en libertad, y horas más tarde apareció de manera “voluntaria” sometiéndose a chequeos médicos en el Instituto de Medicina Legal.
Hay decenas de testigos que corroboran que los ocupantes de la camioneta se fueron del lugar de los hechos.
Lo que dicen los croquis
De acuerdo con los croquis elaborados por los agentes de Tránsito del Distrito Cinco y por los peritos del Laboratorio Central de Criminalística, tanto Alejandro Norori Castellón --quien conducía el carro Toyota azul, placas 018-855--, al igual que Erwin González --que según la Policía es quien conducía la camioneta propiedad de la Secretaría del FSLN--, son los responsables de la tragedia automovilística.
Según los croquis, el carro donde viajaban Roiz y Cantillano circulaba de norte a sur, y al ponerse la luz en verde el semáforo giraron hacia el este, para entrar a la Colonia Centroamérica, y fueron impactados en ese momento por el carro conducido por Norori, quien circulaba de sur a norte a una velocidad de 100 ó 110 kilómetros, haciendo girar el carro 360 grados, mientras segundos después y sobre el mismo carril, fueron embestidos por la camioneta que según la Policía conducía González a una velocidad próxima a los 80 kilómetros por hora.
No se sabe de dónde saca esta velocidad la Policía, ya que los que vieron el impacto mortal no bajan de 120 kilómetros por hora el desplazamiento de los vehículos de los victimarios.
El subcomisionado Sánchez fue enfático en señalar que Carlos Alberto Roiz viajaba a la velocidad señalada por Tránsito en esa parte de la carretera, que no debe exceder de los 20 ó 30 kilómetros por hora, y que los otros dos choferes lo hacían violando las normativas.
Sánchez reconoció que aunque el expediente remitido a la Fiscalía ayer viernes consta de 110 folios, el mismo todavía no está completo porque faltan algunos dictámenes médicos y los resultados de toxicología hechos a los presuntos choferes homicidas.
Sin embargo, tanto los familiares de Carlos Alberto Roiz como los de Ernesto Cantillano, dijeron que la explicación técnica dada por la Policía es parcialmente satisfactoria y todavía faltan cosas que aclarar.