Nacional

“Si Zelaya dio al APRE, que le partan la vida”

* El Presidente dice que tiene dos meses de querer hablar con el ex presidente de la EPN y que se le esconde * Zelaya Blanco ahora niega haber dicho que dio al APRE * Contradictoriamente, Bolaños dice que denuncias “están llenas de falsedades”

Esteban Solís

El presidente Enrique Bolaños dijo ayer que si el ex titular de la Empresa Portuaria Nacional (EPN) Roberto Zelaya Blanco desvió fondos para alimentar las cuentas de Alianza por la República (APRE), “que le partan la vida por la mitad” porque eso está prohibido.
No obstante, contradictoriamente, el mandatario dijo que lo que se ha publicado alrededor de la Portuaria y su ex director sobre casos de corrupción está lleno de falsedades, aunque se está investigando, y si hay delitos, a los responsables les caerá el peso de la ley.
Zelaya se retracta
Ayer mismo el ingeniero Zelaya negó que haya dicho alguna vez que durante su Administración desvió cerca de un millón de córdobas para el APRE. “Si salían fondos fue a espaldas mías, que investigue la Contraloría General de la República”, respondió.
En esa misma dirección el mandatario dijo que el caso está en manos de la Contraloría, a la que ha pedido investigue “bien a fondo”.
Se le pidió al Presidente que fuera más directo para responder si hubo o no desviación de recursos de la empresa portuaria para APRE, y dijo que “está en investigación, al APRE --que yo sepa-- ni un centavo se le ha dado, si él los dio, que le partan la vida por la mitad, porque no tenía por qué hacerlo, porque saben que para mí, todo eso es prohibido”.
Zelaya se le esconde
Bolaños comentó que desde hace dos meses trata de comunicarse con Zelaya, ya sea telefónicamente o por la vía electrónica, pero se niega. “Como generalmente lo pido a través de una central telefónica o de algún asistente mío, pero una vez lo marqué directamente yo, y me salió él, pero me colgó el teléfono. No quiere hablar”, recordó.
Al respecto, el ex director de la EPN dijo que desde que estalló el escándalo que lo vincula a supuestos actos de corrupción, sólo una “líquida” vez el presidente Bolaños lo llamó por teléfono, pero no quiso ponerse al aparato.
El mandatario actuó con prudencia cuando hubo insistencia de algunos medios de comunicación para que aceptara que hubo sustracción de recursos de la Portuaria hacia APRE. “No me consta, no quiero herir el honor de las personas, cuando tal vez no es así” precisó.
Zelaya reafirmó que nunca dio una orden por escrito o verbal a nadie para que se hicieran transferencias de recursos hacia el partido APRE o hacia otras administraciones portuarias, para que por esa vía se desviaran fondos.
Otros temas
Sobre la resolución del Congreso de EU en la que demanda a la Administración norteamericana más apoyo al gobierno de Nicaragua para que las próximas elecciones sean transparentes e incluyentes, comentó: “Eso es viejo, eso sí, yo le pido a la OEA y a otros organismos que nos ayuden en la observación de las elecciones, siempre vienen cienes de observadores y parece que el Congreso está dispuesto a financiar a los que quieran ir a observar las elecciones en Nicaragua”.
En cuanto a los indultos, respondió que la Secretaría de Asuntos Legales de la Presidencia estudia uno por uno los expedientes, en conjunto con las autoridades del Sistema Penitenciario.
Bolaños también se refirió a la resolución de la Corte Suprema de Justicia en torno a los narcodólares, observando que la Fiscalía debe revisar bien esos casos porque debe haber una dura lucha contra la corrupción.
Dijo que “no tememos que nos investiguen a ninguno de nosotros ni a ninguno de los míos, si encuentran algo, que la ley le pase encima”.
Bolaños espera que para la tercera semana de enero, que es cuando se reúne el directorio del FMI, Nicaragua pueda calificar para acceder a los fondos, porque ha cumplido “admirablemente” con las exigencias de esa institución multilateral.
Abordó también el tema de la Junta Directiva del Parlamento, comentando que quisiera una mesa parlamentaria que trabaje en armonía con todos los partidos políticos y los poderes del Estado, tomando en cuenta que 2006 es un año electoral. “Vamos a platicar sobre eso con las demás fuerzas políticas” precisó.