Nacional

Maletas listas para regresar a Nicaragua

* Líneas de transporte ya están saturadas y oficinas consulares presionadas por excesiva demanda * Por espeluznante episodio de los perros rottweiler y el frío asesinato de otro nicaragüense, muchos no retornarán al país vecino

Corresponsal Costa Rica

Casi listas y preparadas se encuentran las maletas de miles de nicaragüenses que esperan trasladarse a partir de este fin de semana a su natal Nicaragua, romería que termina más o menos el 26 de diciembre, pero se reinicia con el retorno en los primeros días de enero.
Las autoridades migratorias de Costa Rica esperan que más de sesenta mil nicaragüenses con algún estatus legal, viajen a su país en las vacaciones navideñas y de fin de año y retornen en enero. Este dato no incluye a los miles de indocumentados que de igual forma se arriesgarán a darse sus merecidas vacaciones en su terruño.
En una nota de prensa se recuerda que cualquier extranjero que salga, debe ingresar con pasaporte vigente aunque tenga cédula de residencia o esté en trámite la obtención o renovación de dicho documento, es decir, la cédula no es un documento que se use para viajar, sólo para identificar.
Se reitera que como en años anteriores "no se le permitirá el ingreso a los residentes que no porten pasaporte o salvoconducto al día, "y más bien "se les retendrá la cédula de residencia a aquellos que sean detenidos evadiendo los controles migratorios".
Además, explica el comunicado que en los casos en que la renovación del documento de residencia esté en trámite, deben presentar tan solo el comprobante emitido por esta dirección y pagar el cargo respectivo.
20 dólares para regresar
"Todos los extranjeros residentes legales en Costa Rica, pueden salir e ingresar nuevamente a nuestro pías, aun cuando el documento que acredita su condición migratoria esté vencido, siempre y cuando cancelen la visa de reingreso que se cobra mediante un timbre consular de US$ 20, y demuestren a través del comprobante que otorga la Dirección General de Migración, que cuenta con cita para tal efecto", indicó Johnny Marín, Director de Migración.
Estadísticas suministradas por la Dirección de Migración costarricense señalan que en diciembre de 2004 salieron más de 35 mil personas por el puesto fronterizo de Peñas Blancas e ingresaron unas 25 mil. Se estima que esas cifras aumenten entre un 10 y un 20 % para este año.
Transporte saturado
Como es tradicional, las líneas de transporte terrestres ya están saturadas con las reservaciones de los pinoleros, y quien se aventure en estos días a buscar una, le dirán que hasta después del 26 de diciembre hay cupo.
Pero no por ello dejarán de ir a pasar la Navidad y la fiesta de fin de año a su tierra, porque usan el transbordaje para llegar a su destino, es decir, se van en dos buses; uno hasta la frontera y otro para trasladarse a suelo nica.
Sin embargo, para este año las cosas no han sido fáciles para lograr viajar, porque diferente a años anteriores, la obtención de un documento en el Consulado de Nicaragua ha sido casi una odisea por la demanda que comenzó desde noviembre, y que se complicó porque ahora los nicas nacionalizados (con pasaporte tico) deben solicitar una visa consular. Hasta la tarifa de bus es más cara que el año pasado, pues cuesta 25 dólares --ida y regreso--, cinco más que en 2004.
Por otra parte, las autoridades migratorias --tanto de Nicaragua como de Costa Rica-- están terminando de prepararse para recibir la "oleada de nicas". De antemano, ambas entidades estarán atendiendo de las 6 de la mañana a las 12 de la noche a partir de este 17 de diciembre, horario que será similar en enero, cuando los paisanos retornen a Costa Rica. Para ello estarán destinan personal adicional en la frontera de Peñas Blancas.
No regresarán a Costa Rica
"La cosa ha estado dura, más ahora con eso de los muertos nicaragüenses, las burlas y la nueva ley. Yo espero regresar, pero algunos de mi pueblo dijeron que ya no vendrán", comentó el jinotegano Arístides Calvo.
Al igual que él, otros miles de pinoleros pasaron ahorrando plata, comprando electrodomésticos y regalos para llevar a sus familiares, pero las maletas no sólo almacenan cosas materiales, ya que en ellas también viaja la esperanza de que en el caso de los indocumentados, los dejen retornar para seguir en su trabajo.
"He estado nueve meses ilegal. Para salir me dijeron que no hay problema, pero que cuando regrese será el clavo porque la gente de migración a lo mejor no me deja pasar. Ojalá no suceda, porque mi labor de guarda me ha permitido ayudar a mi esposa e hijos. Dios quiera que no pase nada, porque si no me vería obligado a entrar escondido porque no tengo de otra", planteó Marcial Ordóñez.
Pero los nicas, además de visitar su terruño, también aprovechan para sacar sus documentos, principalmente pasaportes, porque le resulta más barato. En Costa Rica le cuestan 55 dólares y en Nicaragua 350 córdobas. Previendo esa situación que es recurrente, el director de migración nicaragüense, Juan Marcos García, informó que las oficinas centrales estarán abiertas todos los días de diciembre de 7 de la mañana a 8 de la noche y que la oficina de Metrocentro atenderá de las 12 de al mediodía a las 8 de la noche.
Asimismo, dijo que a partir del 17 de diciembre, el horario de atención en la frontera con Honduras será de 24 horas, mientras que en el puesto con Costa Rica será hasta las 12 de la noche. "Además de brindar un servicio de calidad y profesional, también vamos a estar muy vigilantes en estás fechas festivas, ya que algunas personas las usan para delinquir con tráfico de personas", indicó el director de Migración.
Hay que señalar que en los últimos días el Consulado nica en San José se ha visto congestionado de cientos de personas ansiosas por obtener un documento o visa para viajar a Nicaragua. La desesperación y lo tedioso de la espera se confunden con el calor, la llovizna y hasta con los "avispados" que les dan "vuelta" a los que creen que les pueden ayudar, y más bien terminan perdiendo su dinero. En el Consulado se atenderá hasta este viernes.
Esto es parte de la realidad que han atravesado miles de compatriotas que esperan llegar a su tierra en esta Navidad. Suerte para ellos y también para los otros miles que se quedarán en Costa Rica, porque no les alcanza la plata para viajar o porque su arraigo les provoca quedarse en una tierra donde la celebración de Navidad y Año Nuevo es muy diferente a la forma en que la pasan los nicas en su patria.

josmen_02@yahoo.com