Nacional

1.2 millones de menores en comercio sexual

* El 55% de niños nacidos en países pobres no figura en ningún registro, lo que les impide acceder a servicios básicos como educación y salud * Cada tres días hay un “tsunami” para pequeños del Tercer Mundo: 35,000 mueren por causas evitables

Madrid / EL PAÍS

“Cada año, 1.2 millones de menores son víctimas del comercio sexual. Unos 8.4 millones trabajan en condiciones casi de esclavitud, o bien las deudas familiares les obligan a prostituirse o convertirse en siervos. Esos menores son casi completamente invisibles en las estadísticas”, dijo ayer Consuelo Crespo, Presidenta de Unicef-España al presentar el informe Estado Mundial de la Infancia 2005: excluidos e invisibles.
“En la base de ese drama está que el 55% de los niños nacidos en países pobres no figuran en ningún registro, y esa falta de identidad les priva de servicios básicos como educación y sanidad, y les impide toda protección”. En ese porcentaje de niños sin registro no hay datos de China, aunque en Asia es donde más menores hay sin certificado de nacimiento.
En el mundo hay 2,182 millones de menores de 18 años. En África subsahariana, el 12.3% es huérfano de al menos un progenitor. En el mundo, 250,000 niños y adolescentes luchan en conflictos armados. Un millón de menores están en centros de detención. La mitad de las niñas no completa la enseñanza básica.
Una de cada tres es obligada a casarse antes de los 18 años (una de cada dos en los países más pobres). “A escala mundial mejoran los indicadores por país, como la educación y sanidad en Latinoamérica”, dice Crespo, “pero crece la brecha entre los menores del mundo rico y del pobre. Cada tres días hay un tsunami para los niños del mundo pobre: 35,000 mueren por causas evitables”.
La secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, aportó en la presentación datos del apoyo económico del Gobierno a Unicef como organismo de la ONU: “Hemos tenido un aumento espectacular, como reflejo de la apuesta por la ayuda multilateral. Mientras la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) daba al año pasado a Unicef 300,000 euros, ahora son 2.7 millones de euros, y la aportación voluntaria de la Secretaría de Estado es de 1.8 millones”.
El informe de Unicef fue presentado ayer internacionalmente en Londres por la directora ejecutiva, Ann. M. Veneman, que dejó claro que “para alcanzar en 2025 los Objetivos del Milenio hay que llegar a los niños y niñas vulnerables del mundo en desarrollo”. El informe pide que la legislación de cada país respete los compromisos en favor de la infancia. EE UU y Somalia aún no han ratificado la Convención sobre Protección a la Infancia.