Nacional

Testigos y familiares de linchado están amenazados

* Acompañados de embajador, presentan denuncia ante autoridades ticas * Advierten que puede tratarse del mismo sujeto que dejaron libre a pesar de ser el principal sospechoso * Fiallos señala al canciller Tovar la lentitud en este proceso, y en caso del nica muerto por los perros

Corresponsal Costa Rica

Amenazados de muerte y con temor a ser agredidos se manifestaron familiares de los nicaragüenses linchados por un grupo de personas, que reaccionó violento cuando los nicas le reclamaron por los chistes e insultos que hacían en su contra.
Tanto la mamá del nicaragüense José Ariel Silva Urbina, linchado por varias personas que despotricaban contra un grupo de nicaragüenses en un bar en La Guácima de Alajuela, el pasado 4 de diciembre, como José Ángel Martínez, el hermano de José Antonio Martínez, quien en ese hecho terminó con los intestinos en la mano después de sufrir una tremenda herida, dijeron estar en zozobra, luego que este martes en la noche a un amigo de ellos lo amenazaran de muerte.
Encañonado por encapuchado
Doña Fermina Urbina, madre de José Ariel, y José Ángel, se reunieron con el embajador de Nicaragua en Costa Rica, Francisco Fiallos, y con Karla Carcache, ministra consejera, para hacer pública la denuncia de que un amigo de la familia, conocido como Wilton, fue encañonado la noche del martes por un sujeto encapuchado.
"A eso de las ocho y media de la noche Wilton venía de visitarnos cuando de pronto un tipo con el rostro oculto le puso una pistola. Pensó que era un robo, y le dijo que se llevara todo, pero que no le hiciera daño. Sin embargo, el tipo sólo le mencionó que anda buscado a mi hermano herido y a Rito Antonio Obando, uno de los principales testigos de lo que ocurrió esa fatal noche", denunció José Ángel.
El sujeto encapuchado descaradamente le indicó que los buscaba para matarlos porque eran personas que lo conocían bien, y que podían declarar en su contra y complicarle la vida. Luego del mensaje verbal se retiró a toda prisa por un terreno baldío.
El principal sospechoso
José Ángel, al igual que doña Fermina, no descartan que el encapuchado pudiera ser el único sospechoso directo que han presentado las autoridades policiales de Costa Rica, es decir, el costarricense Juan Antonio Arguedas Calderón, quien fue puesto en libertad condicional después de haber sido detenido y rindiera su declaración indagatoria en la Fiscalía de Alajuela.
"Él anda libre, y como tenía el rostro oculto no se puede descartar que sea el mismo. Esto es peligroso y tememos por nuestras vidas, incluso a los otros testigos a la Policía le fue difícil sacarles declaraciones, porque al parecer también tienen temor de represalias, no de uno, sino de todas las personas que participaron en la agresión", añadió José Ángel.
La progenitora de José Ariel Silva --el pinolero asesinado--, expuso que llegó al país a fin de estar al tanto de las investigaciones que se realizan y para demandar justicia porque le mataron "a su único hijo varón". "Él era una buena persona, nunca tuvo problemas con nadie, sólo se dedicaba a trabajar, y no es justo que lo hayan matado. Exijo que los culpables sean sometidos a la justicia", dijo doña Fermina.
Dentro de la reunión, tanto Fiallos como Carcache (embajador y ministra), le dieron el respaldo y la asesoría legal para este caso; y de inmediato procedieron a acompañarlo a la Fiscalía de Alajuela para interponer una denuncia por amenazas de muerte.
Lentitud en el caso de los perros
Mientras que en el caso del nicaragüense Natividad Canda, devorado por dos rottweiler, el embajador Fiallos se mostró preocupado por la lentitud que se ha notado en el proceso conclusivo de las autoridades, por ello sostuvo una reunión con el canciller de Costa Rica, Roberto Tovar, para exponerle la preocupación del gobierno de Nicaragua.
"El gobierno ve con preocupación el atraso que se nota en el proceso investigativo, tanto del caso de Canda como del de José Ariel, porque sólo una persona aparece como sospechosa y está libre. Sabemos que esto es competencia del Poder Judicial pero le pedimos si nos podían ayudar dentro del marco de las facultades del Ejecutivo", explicó el funcionario diplomático.
Fiallos indicó que la preocupación radica porque a la fecha no hay un dictamen forense después de más de un mes del hecho (caso Canda), y porque anda libremente el principal sospechoso de haber dado muerte a José Ariel y de herir a José Antonio Martínez y Francisco Linarte García.
"Queremos que eso marche y que se deslinden responsabilidades en ambos casos. Tenemos contactos permanentes con las familias de los afectados, e incluso con los abogados intercambiamos información que no podemos revelar porque se está esperando la parte conclusiva de las investigaciones para poder exponer nuestros criterios", adujo.
El embajador nica aseveró que el canciller tico le expresó la mejor disposición de ayudar, y que dentro de lo que se le permite al Ejecutivo se va a colaborar.
Finalmente, Fiallos reconoció que los últimos acontecimientos han creado dificultades entre Costa Rica y Nicaragua. "Lo del río San Juan, sumado esto, ha provocado esta situación, y, obviamente, ha afectado y se ha originado xenofobia. Pero también hay que reconocer que un sector de los costarricenses ha repudiado a los xenófobos, por eso vimos con satisfacción la posición de la Cancillería tica de no aprobar esas manifestaciones", acotó.

josmen_02yahoo.com