Nacional

Analizan “comportamiento” de droga en Centroamérica


Los jefes de los ejércitos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, conocerían ayer jueves un informe completo de los respectivos órganos de Inteligencia sobre el comportamiento del narcotráfico en la región, reveló el general Omar Halleslevens.
Los jefes militares el área se encuentran en Managua participando en la XVI reunión ordinaria del Consejo Superior de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC), que inició ayer jueves y concluye hoy viernes con la entrega de Nicaragua de la presidencia que ocupó desde el año pasado.
“En esta reunión”, declaró ayer el general Halleslevens, “vamos a conocer el informe conclusivo del año 2005, y vamos también a conocer lo que dicen las especialidades de Inteligencia y de Operaciones sobre cómo se ha comportado este tipo de delitos (narcotráfico) y cómo se deben enfrentar en el año 2006”.
“Debo decir”, agregó, “que en este tipo de reuniones se lleva un proyecto o plan de trabajo para el próximo año; se discute ese plan de trabajo para ser aprobado”.
Problemática similar
El general Halleslevens consideró que el problema del narcotráfico en Guatemala, El Salvador y Honduras “es el mismo que enfrenta Nicaragua, con la diferencia de que algunos países tienen mayores problemas por la existencia de componentes o factores delictivos que no hay en Nicaragua tan desarrollados como el problema de las maras”.
“Honduras, Guatemala y El Salvador tienen ese fenómeno como algo preocupante que pueda incidir o que sea un elemento a tomar en cuenta a la hora de analizar la seguridad y defensa nacional”, dijo.
Precisó que la preocupación está en que si todo ese componente humano conlleva a la existencia de maras tan fuertes “como las que existe en estos países hermanos, se involucrarán en otro tipo de actividades, y aprovechando las vías que hay en el narcotráfico, se combinará también con el terrorismo, sería una amalgama bastante peligrosa”.
“Ese plan”, señaló, “lo que nos permite es manejar la información actualizada entre los países, para hacer una lógica común a nivel centroamericano en el enfrentamiento a este tipo de delitos”.