Nacional

Jefe policial tico desestima rebelión

* Le satisface el informe del PNUD que acaba con el mito de la delincuencia extranjera

Corresponsal Costa Rica

El jefe de la Policía de Costa Rica no cree que en el país se presente una sublevación o rebelión de los nicaragüenses, hastiados de las burlas y la xenofobia. Más bien estimó que los pinoleros que residen, "si no se han ido, es porque les gusta vivir aquí".
En declaraciones a EL NUEVO DIARIO, el alto mando policial, Walter Navarro, también estima que los hallazgos que arrojó el 1er Informe Nacional de Desarrollo Humano (INDH) 2005, presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), donde se confirma que los nicaragüenses no son los culpables de la mayoría de los delitos que se cometen en el país, "es una herramienta importante para ir limando asperezas" entre quienes piensan que los nicas son los causantes de la violencia en Costa Rica.
El hecho de que en los últimos días algunos connacionales estiman que existe una ola creciente de xenofobia, y que de no pararla algunos "cabezas calientes" pueden generar alguna situación que lamentar, no preocupa al jefe policial, incluso ni le preocupa que existan muchas armas en manos de nicaragüenses por ser guardas de seguridad.
"Descarto completamente una sublevación de nicaragüenses. Considero que los que viven en Costa Rica están a gusto, y están aquí porque se siente bien. No tenemos ninguna preocupación, tenemos un profundo respeto y cariño por el pueblo nicaragüense, y como máxima autoridad policial jamás permitiremos que se actúe impulsado por la xenofobia", indicó Navarro.
El funcionario más bien reiteró que los migrantes nicas son de suma importancia para la sociedad tica. "El aporte es de enorme trascendencia, soy de los que opinan que es mejor terminar con las asperezas, no tienen razón de ser y una de ellas son los mitos acerca de quién origina los problemas de violencia", adujo.
Y es que el mito acerca de que los nicaragüenses son los que cometen la mayoría de los delitos en Costa Rica, se cayó cuando el informe del PNUD señala que los nicas no llegan ni al 6% de la población penal que cumple condena.
"El informe es muy importante, porque refleja un montón de realidades que muchas veces la gente no conoce. Me siento satisfecho porque incluso se reconoce la labor de la Fuerza Pública, y se deja claro que muchas de las causas de los problemas en este país no son los nicaragüenses los responsables", añadió Navarro.
Subrayó que "le gusta el informe", porque elimina una serie de mitos que le achacan a los migrantes y que son muy propios de los ticos (los problemas). En ese mismo tema, para la ministra de Justicia, Patricia Vega, la investigación es importante porque pone "en blanco y negro" la realidad, es decir, se aclara que casi un 90% de los delitos que se suscitan, son responsabilidad de los ticos.
"Lo valioso es que la gente conozca, cambie los mitos, porque de unos ocho mil presos que hay en el sistema penitenciario, sólo unos 800 son nicaragüenses", valoró la funcionaria judicial.
Por su parte, José Manuel Hermida, representante Residente del PNUD en Costa Rica, llamó a la prudencia y a la tolerancia para una convivencia pacífica, y espera que los datos del informe no "originen más conflictos", evitando posiciones xenófobas y autoritarias.
"Como no somos ni ticos ni nicas, el informe goza de mayor veracidad. Fue hecho sin apasionamientos y podemos decirlo imparcialmente: ayuda a conocer la realidad.
Para el sociólogo Carlos Sandoval, los medios de comunicación han tenido que ver con el estigma que tienen de los nicaragüenses. "Los ticos la culpa se la pasan a los migrantes porque es lo que ven los medios. Más que culpa a comunidades de migrantes, lo que requerimos como sociedad es plantearnos si el tipo de información que dan los medios es la información que queremos", opinó.
Adujo que los medios ticos jugaron con fuego "cuando destacaron, crearon historias, fabricaron dramatizaciones e hicieron teatro" con la muerte de Natividad Canda (devorado por dos perros). "Creo que incluso ahora están preocupados porque sienten que se les fue la mano. Eso ha creado un clima de tensión, la cual se puede entender por la situación del río San Juan", expuso el también catedrático.
A su juicio, en este "juego con fuego" el resultado es que como sociedad costarricense "se está quemando" y complicando la situación, por ello ahora se está buscando cómo "aplacar y bajar el tono. Como sociedad debemos pedirle explicaciones a los medios costarricenses, tienen una responsabilidad social y los esfuerzos por aplacar han sido menores que el tema de los perros", finalizó el sociólogo Carlos Sandoval.

josmen_02@yahoo.com