Nacional

Ni a canastos, ni por Internet

* En Nicaragua hay altas probabilidades de intoxicarse con fármacos adulterados

Lucía Navas

Los nicaragüenses somos de los ciudadanos más expuestos a intoxicarnos por ingesta de medicamentos, puesto que adquirirlos es tan fácil como comprar caramelos, camisas y verduras, al ser su venta libre en los mercados, donde no existe control por parte de las autoridades de Salud ni de las de Economía para constatar que no se trata de simples falsificaciones.
En mercados como el Oriental, es normal encontrar en el mismo tramo y en ventas de canastos, pastas de dientes, jabones, controles “universales” para el televisor y baterías mezcladas con cremas para tratar las alergias en la piel, vitaminas, antiparasitarios, jarabes contra la tos, antigripales y una lista ilimitada de medicamentos.
Si bien los fármacos portan las etiquetas de las casas comerciales que los distribuyen en el país, esto no da garantías de que se trate de medicamentos originales que harán el efecto prescrito, ya que ni los propios comerciantes saben si realmente proceden de laboratorios, incluso a muchos no les interesa, pues su prioridad es venderlos para poder llevar a sus casas con qué comprar la comida.
En el canasto de doña María Isidora Barquero, de 70 años, lo que más se ofrece son pastas de dientes y cremas para combatir las alergias en la piel, éstas últimas a mitad del precio que las venden en las farmacias.
Doña María Isidora no sabe si las personas que le venden las pomadas y otros fármacos son trabajadores de alguna distribuidora o laboratorio. “Me las vienen a vender y yo como de esto sobrevivo, porque soy una anciana que nadie va a contratar en un trabajo, tengo la necesidad de hacerlo”, dijo.
Los comerciantes no son los únicos en desconocer si los fármacos que venden son falsos o no. Lo mismo pasa con las autoridades de Regulación y Normalización de Medicamentos del Ministerio de Salud (Minsa), quienes aceptan no poder ejercer el total control sobre la venta libre de fármacos en establecimiento populares como los mercados.
Redes de falsificadores en todo el mundo
El Dr. Norman Jirón, Director de Regulación del Minsa, reconoció a EL NUEVO DIARIO la urgente necesidad de que los Silais del país ejerzan mayor vigilancia sobre los fármacos que se ofertan tanto en mercados como en pulperías en todo el país, y no sólo en las farmacias, ante la proliferación de redes de falsificadores de medicamentos que hay en el mundo.
“Es verdad que muchos establecimientos donde venden medicinas burlan los controles de los Silais, y reconocemos que es necesario que reforcemos y ejerzamos mayor vigilancia, ya que no puede seguir expuesta la gente a la muerte por ingerir un medicamento que no sea seguro”, afirmó.
Dijo que no descarta que al país ingresen copias de medicamentos, lo que hace necesario que el Minsa se coordine con el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), con Aduanas y la Policía Económica, para identificar de dónde proceden los medicamentos que ingresan a los mercados.
“Las últimas noticias sobre la venta de medicamentos falsificados ponen en alerta a la población para que tenga cuidado de adquirirlos en lugares no autorizados, pero sobre todo alerta a las autoridades sanitarias, porque somos los responsables de garantizar que la medicina que ingresa al país sea verdadera”, señaló.
Jirón refirió que si bien el Minsa debe mejorar sus controles del ingreso y venta de fármacos, también pidió a la población abstenerse de comprar medicinas a través del Internet, puesto que se corre doble riesgo: la automedicación y el adquirir algo que podría matarle en lugar de curarle.